miércoles, 4 de julio de 2018

ANÁLISIS DE MOVIMIENTOS OCULARES Y DEMENCIA


 
Se habla mucho actualmente acerca de Inteligencia Artificial (IA). Sin embargo, no todos piensan en el mismo sentido cuando se habla de ella. ¿Significa llegar a un fin usando algoritmos o se conduce hasta lo que se entiende como pensamiento?. Porque el pensamiento como tal, el discernimiento y la toma de posesión de una conducta en relación a un tema en concreto, por el momento solo puede hacerlo el humano, que se ve influenciado por conductas, sentimientos, etc.
Y si lo reconducimos a la demencia, la problemática se multiplica. Por eso publico hoy esta noticia que ha llegado hasta mí y que me parece algo aventurada como tal:
 
Un grupo de investigadores ha desarrollado un sistema robótico no invasivo que ayuda al diagnóstico de trastornos neurodegenerativos, como la demencia y la enfermedad de Parkinson, mediante el análisis de los movimientos oculares. El sistema está en fase de ensayo clínico en seis hospitales españoles.
El robot asistente OSCANN se basa en técnicas de procesado de imágenes y aprendizaje automático para analizar de forma muy precisa los movimientos oculares. El personal que realiza la prueba selecciona la batería de tests oculares. Cada test dura un minuto, durante el cual el paciente debe mirar el estímulo que aparece en el monitor frente a él. Una vez acabada la prueba, la máquina procesa las imágenes obtenidas, analiza los resultados y los compara con los modelos patológicos que se han desarrollado en los ensayos clínicos para finalmente generar el informe médico.
Los ensayos clínicos han permitido generar modelos de las patologías que se ensayan y, a través de técnicas de machine learning, se buscan similitudes y diferencias entre más de 500 variables de movimiento ocular, lo que facilita el diagnóstico diferencial. Además, puede medirse objetivamente el progreso de determinados síntomas, lo cual ayudará a los médicos a hacer un pronóstico sobre la enfermedad del paciente y personalizar el tratamiento.
[Sensors (Basel) 2018; 18. pii: E522] Hernández E, Hernández S, Molina D, Acebrón R, García-Cena CE
 
 
 
Entiendo que es comparación de conductas y establecer un diagnóstico como tal al haber separado a todas y ver qué les unía y qué les separaba, pero entiendo también que el humano es bastante más complicado que todo eso y que puede que no existan reflejadas aún otras conductas, en este caso oculares, para poder llegar a su diagnóstico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario