viernes, 4 de marzo de 2016

REHABLANDO ACERCA DE TEORÍAS SOBRE EL ALZHEIMER


La hipótesis del origen infeccioso de la demencia tipo Alzheimer no es nueva. Unos hablan de la relación con el herpes virus, otros con algunas espiroquetas, etc. Sin embargo, recientemente ha sido la publicación en la revista Scientific Report la que ha mostrado que diferentes áreas cerebrales en pacientes con Alzheimer están infectadas por hongos, y de allí se ha derivado de nuevo que nos hagamos nuevas preguntas e hipótesis. Del mismo modo, ésto se contradice con otras opiniones recientes en las que se atribuye al péptido beta amiloide un papel antimicrobiano. Según ello, el papel fisiológico del péptido sería proteger al cerebro ante infecciones debido a que ya haya entrado en contacto con ellas, o sea, que el sistema nervioso central ya hubiera sido infectado. Ésto estaba apoyado a que pacientes con demencia asociada a la infección por VIH presentan acúmulos de amiloide en el cerebro impropios de su edad.


Volviendo al hallazgo de hongos en los cerebros de pacientes con Alzheimer, los investigadores se hacen preguntas: ¿es realmente proveniente de un hongo el material que se ha detectado en el cerebro?, ¿existe algún hallazgo que sugiera que existe una infección activa?. Respondiendo a estas preguntas, por ejemplo, se afirma que el material para detectar el material fúngico no es específico, porque potencialmente podría identificar también otras moléculas que no provengan de un hongo, como son los polisacáridos y material fibrilar asociado al Alzheimer, similar al hongo.

La proteina amiloide puede estar en el cerebro del paciente con Alzheimer muchos años antes (de 15 a 20) de que aparezcan los síntomas, generando cambios estructurales y funcionales aún no significativos y por lo tanto observables por el clínico, por lo que afirmar que existe una infección activa tampoco es concluyente totalmente, tan solo contribuiría a ser una fase de producción de amiloide y acumulación de la misma,  pero no el de transmitir o producir la enfermedad, sin decir que existen otros aspectos como la edad, pluripatologías, otros factores genéticos en riesgo, etc. que podrían contribuir a que la enfermedad se genere más rápidamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario