domingo, 20 de diciembre de 2015

LO COGNITIVO EN EL ANCIANO QUE LLEGA A UN SERVICIO DE URGENCIAS HOSPITALARIO.

Obra del artista Alberto Carrera Blecua expuesta en el Museo Goya de Zaragoza (Diciembre 2015-Enero 2016)


Sigue siendo una duda constante si es adecuada la evaluación cognitiva de los pacientes que acuden a un servicio de urgencias de un hospital general. En el año 2010 se publicó un estudio que aludía a este problema en la Revista española de Geriatría y Gerontología firmada por Rodríguez-Molinero y otros. En concreto se referían al defecto cognitivo leve y a la concepción subjetiva de los médicos que los recepcionaban en en la sala de urgencias. Les pasaban el S-IQCODE, un test de cribado de deterioro cognitivo, comparando sus informaciones con los datos de la historia clínica.
En aquel instante, la opinión fue que se tendía a creer que la función cognitiva del paciente mayor estaba ligada al estado funcional del paciente.

Comentándolo hace unos días con uno de nuestros mejores geriatras existentes en Aragón, que los hay excelentes, me dudaba que la cosa hubiera cambiado en exceso. Sí en los hospitales en donde existe un geriatra recibiendo al mayor con una crisis orgánica, pero como no hay en todos y que exista solamente uno es complicado para que llegue a todo... 
Un diagnóstico correcto cognitivo del mayor que llega a un servicio de Urgencias lleva tiempo y gran práctica en este tipo de pacientes, que no son adultos mayores, sino organismos diferentes ya al que han sido, no se olvide, y consignar un delirio, un envejecimiento patológico o una demencia cuesta bastante en la mayoría de los casos para alguien no experto. Y recordemos que el trtaamiento es bastante distinto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario