miércoles, 19 de agosto de 2015

ENTENDER Y HACER ENTENDER



Posiblemente sea una redundancia, pero hablar con un enfermo de Alzheimer es complicado si no se hace bien. Es inútil y crea desazón tanto en el que quiere hacerse entender como, probablemente, en quien desea entender. Por ello estimo oportuno repetir estas herramientas útiles,  fáciles, para que dentro de lo posible tengan el uso más pragmático. Su destreza es para todos, para el cuidador, para el vecino, para el amigo, para el neurólogo, psiquiatra, geriatra, internista, profesional del departamento de Urgencias de un hospital al que se le lleva para una situación doliente...

Ojo !, si las leen con detenimiento sirven en muchas ocasiones para los que no tienen la enfermedad, para los que se consideran sanos... Son, al fin y al cabo, herramientas comunicativas.

  1. Acérquese a la persona de frente y lentamente
  2. Use un lenguaje sencillo
  3. Emplee frases cortas
  4. Hable despacio y lentamente
  5. Que su cara refleje lo que dice su boca
  6. Use un tono de voz bajo
  7. Elimine ruidos de fondo
  8. Si tiene que hacerle preguntas, que sean sencillas
  9. Motive a la persona para que se exprese, pero dele tiempo
  10. No hable por él

No hay comentarios:

Publicar un comentario