sábado, 8 de agosto de 2015

AVANZAR

Investigadores de la Universidad Politécica de Valencia (UPV) e Inscanner (Grupo Hopsital Clínica Benidorm) han desarrollado dos herramientas de software destinadas a la detección precoz del diagnóstico de enfermedades neurodegenberativas y de neurooncología. Estos sistemas denominados Braim y MergeBraim, respectivamente, destacan por su facilidad de uso y la optimización de los resultados de resonancia magnética (RM) con la finalidad de  obtener una información más precisa y objetiva. Se basan mucho en imágenes 3D y de la información que han obtenido con patologías anteriores y rediseñadas 3D. Calculan el volumen de materia gris, blanca, líquido cefaloraquídeo, tálamos, ganglios basales... y los comparan con una base de  datos de personas sanas. 

Me proporciona muy buena sensación que cada día aparezcan nuevos investigadores que pongan ilusión en llegar a facilitar el diagnóstico a patologías que destrozan (literalmente) al humano. Lo que me entristece es que todo ésto se quedará en simples modelos que no conducirán  a ser usados en la práctica porque son caros y no hay presupuestos... los presupuestos que han robado una serie de "gente bella" en responsabilidades de caudales públicos (no tengo nada en contra de quien lo es y se ha ganado su fortuna trabajando... quede claro, ¡nada de demagogias!)  que conduce vehículos de alta gama y veranean con puro en la boca y señoritas de pago en cada lado de su cuerpo mientras el yate les lleva por un crucero de isla en isla... Siento decirlo. Me duele decirlo. Créanme. Pero las leyes no serán creíbles hasta que estos sujetos devuelvan hasta el último euro robado a un plan de dependencia, por ejemplo, que obliga a malvivir, ¿malmorir? a mayores sin posibilidades económicas, que los hay. Aquellos que nos han robado a todos los españoles aquel sueño de contar con una sanidad  y una sostenibilidad social magnífica para un país como el nuestro han de ser responsables de su irresponsabilidad, de haber mentido al ciudadano y haber usado dinero público para beneficio propio. Está demostrado que el desprecio de una serie de sujetos que por ser mandamases autonómicos (¿piensan Uds. en quienes estoy pensando yo...?) o por ser amigos de éstos en otras ocasiones nos han conducido a que personas con una hepatitis  en último grado vital no pudieran acceder en su momento a la medicación precisa o a que estas investigaciones avancen en beneficio de todos, ¿por qué no para Ud. que me está leyendo...?. Esos dineros que no eran de ellos han de ser devueltos. Sin fariseismos políticos. No quiero entrar en ello. Tan solo hay que obligar a que estas personas devuelvan lo robado. Sean quienes sean. De lo contrario, ¿qué imagen damos a nuestros hijos, a nuestros nietos...?

No hay comentarios:

Publicar un comentario