viernes, 1 de mayo de 2015

ENFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS Y HONGOS.


Los investigadores del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, centro mixto de la Universidad Autónoma de Madrid y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han descrito la posible causa de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), y de otras enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer, a la infección por una especie concreta de hongos.
Según el trabajo publicado en el 'International Journal of Biological Sciences', han encontrado proteínas fúngicas y ADN de varias especies de hongos en el cerebro y líquido cefalorraquídeo de pacientes con la ELA.
Las distintas especies de micosis encontradas (entre otras 'Candida albicans', 'Cryptococcus spp.' y Malasezzia spp.') podrían ser la causa de dicha enfermedad, según reconocen los autores, que también han presentado evidencias que vinculan las infecciones fúngicas con otras enfermedades neurodegenerativas.
«Nuestros estudios sobre cortes de tejido de cerebro demuestran la existencia de material fúngico y corpúsculos intracelulares, a los que hemos denominado endomicosomas. Estas estructuras fúngicas pueden detectarse mediante inmunofluorescencia, usando anticuerpos que reaccionan específicamente contra proteínas de hongos», explica Luis Carrasco, autor del estudio.

Actualmente se desconoce la causa de esta enfermedad, la ELA, que afecta a las neuronas motoras y en la mayoría de casos acaba provocando la muerte entre dos y cinco años después del diagnóstico.

El equipo de Carrasco lleva varios años estudiando la posible etiología de estas enfermedades y en estudios previos han vinculado las infecciones fúngicas con otras enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o la Esclerosis múltiple, cuyas causas también se desconocen.
La diversidad en la evolución y la severidad en los síntomas clínicos observados en este tipo de enfermedades parecen estar relacionadas con el trasfondo genético de cada persona y el estado de su sistema inmune.
Según los autores, la comprobación definitiva de que las enfermedades neurodegenerativas están causadas por infecciones con hongos podría obtenerse mediante ensayos clínicos adecuados, los cuales deberían realizarse en hospitales con la colaboración de las compañías farmacéuticas que elaboran compuestos antifúngicos. 
Como se puede apreciar, si esta causa fuera efectiva, el tratamiento de las enfermedades neurodegenerativas daría un vuelco total, puesto que el tratamiento sí que podría estar cercano dado que luchar con un fármaco estaría más a la mano del investigador. 
Mi pregunta ahora es:¿Nos sensibilizaremos más aún con esta posibilidad y facilitaremos la experimentación con pacientes, siempre y cuando las estructuras bioéticas sean respetadas, obviamente?. Simplificar los pasos burocráticos en la investigación es siempre lo que demandan los investigadores.

2 comentarios:

  1. Y mi pregunta es, ¿los antibióticos pueden estar detrás de la proliferación de esos hongos? Porque aquí los que siempre ganan, las farmacéuticas, no van a soltar la noticia de que un fármaco es peligroso hasta que no tengan otro para enriquecerse...apuesto que hay mucho que decir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena reflexión, querida amiga, como todas las que tú haces en tu blog. Si hay algo que me hace ser optimista es que existe un movimiento a nivel universal de seguimiento de las prácticas bien hechas, de que no exista un enriquecimiento desmedido y sobre todo cruel a costa de la enfermedad del ser humano. Podrá llamarse bioética o sentido común, da igual. Lo que sí importa es que la ciudadanía no se muestra ciega ante los desmanes que algún sector de la industria farmacéutica (no toda, por supuesto) ha efectuado en relación a la curación de enfermos.

      Eliminar