jueves, 18 de diciembre de 2014

SUJETOS SUSCEPTIBLES vs PATOLOGÍA OBSERVABLE POR EL FAMILIAR


El incremento cerebral de la proteína amiloide-beta y la proteína TAU en los años previos a la aparición del Alzheimer, según varios estudios, podría ayudar a diagnosticarlo precozmente, según he leído recientemente que exponía el Dr. Rafael Blesa, director del Servicio de Neurología del Hospital de la Santa Cruz y San Pablo de Barcelona. Lo mismo ocurriría con niveles reducidos de amiloide-beta y aumentados de TAU en el líquido cefalorraquídeo. No obstante "lo ideal sería diagnosticar la patología 20 años antes de su aparición, al entender el Alzheimer como un proceso longitudinal con varias fases": una asintomática o preclínica, otra casi asintomática en la que el paciente experimenta pérdidas de memoria subjetivas, otra sintomática en la que los signos son reconocidos por el entorno y que presenta deterioro cognitivo leve, y otra en la que aparece ya la demencia. El problema, según Blesa, es que el diagnóstico se hace en la dase más avanzada, en la última.
Por otro lado, el 18 por ciento de las consultas se efectúan por quejas subjetivas de los pacientes sobre sus pérdidas de memoria. Varios estudios publicados recientemente en revistas especializadas internacionales estas pérdidas deberían ser monitorizadas con mayores depósitos del amiloide y pueden ser previas al Alzheimer. Curiosamente también hay trabajos que aventuran que los pacientes que acuden solos para consultar su preocupación  tienen menos probabilidades de desarrollar su enfermedad neurológica que los que lo hacen acompañados.
Evidentemente esto hace pensar que la sintomatología que llama más la atención aparece cuando el "ambiente" familiar es el primero que aprecia los cambios a peor y no la propia del individuo que, por ignorancia o por propia susceptibilidad por las noticias acontecidas por la enfermedad o por haber sido leídas u oídas en medios de comunicación le preocupan más a cualquier sujeto.
De todo ello se aprende mucho, puesto que induce a pensar que existe una preocupación cada vez mayor a que uno mismo se sepa proclive a ser un futuro enfermo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario