domingo, 20 de julio de 2014

ESPERANZAS

El ser humano necesita esperanza. Sin ella, seríamos autómatas, o peor aún, simples utilitaristas. Es por ello muy animoso encontrar noticias como la que traigo hoy al blog y que acabo de leer en una revista especializada en enfermedades neurodegenerativas:


Investigadores del Instituto de Investigación Médica Sandford-Burnham, en La Jolla (California), han identificado un "interruptor" químico (llamado MEF 2) que controla la producción de neuronas nuevas procedentes de células madre, como su supervivencia en el cerebro. En el Alzheimer y en aquellos pacientes que han sufrido un accidente vasculocerebral, este "interruptor" se halla en cantidades muy abundantes. Este descubrimiento puede ser muy útil para lograr conseguir una terapia farmacológica que impida esta abundancia de sustancia química anómala, y por lo tanto paliar enfermedades neurodegenerativas como las citadas anteriormente u otras como el autismo o el Parkinson.
Las primeras observaciones son esperanzadoras, porque han descubierto también que cuando entra esta sustancia en contacto con el NO (óxido nítrico), un radical libre altamente reactivo, ya no pueden unirse y activarse los genes que dirigen la neurogénesis y la supervivencia neuronal. El Director de estas investigaciones y profesor de neurociencia y envejecimiento del mismo instituto, Stuart Lipton, es un gran experto en las acciones del NO desde hace veinte años en que descubrió la S-nitrosilación (o proceso de modificaciones de la proteína.
El investigador asegura que los hallazgos sugieren que el desarrollo de una pequeña molécula terapéutica que pueda cruzar la barrera hematoencefálica y bloquear la S-nitrosilación de MEF 2 o de alguna otra forma aumentar la actividad transcripcional de MEF 2 podría promover un  nuevo crecimiento de las células del cerebro y proteger las células existentes en varias enfermedades neurodegenerativas.


Sé que es retórico y en nada productivo hacerme estas preguntas sin respuesta pero, ¿cuánto habría aumentado la investigación si no se hubieran malutilizado tantos millones de euros públicos por personas que nunca debieran haber estado al cuidado de ellos (y que ahora tal vez están gozando de privilegios...). ¿Tendrán en algún momento de su desdichada existencia el valor de pensar qué les llevó a apropiarse de algo que no era suyo a la vez que segregaban a años atrás el desarrollo esperanzador de un país, de una generación...?

No hay comentarios:

Publicar un comentario