miércoles, 29 de enero de 2014

OBVIEDAD

Leo en el New England Journal of Medicine algo que es obvio desde estas latitudes: la dieta mediterránea es un factor clave en la prevención de accidentes vasculares cerebrales. 
Y cuando utilizo la palabra obvio no estoy diciendo que se siga con la frecuencia que debiera ser.... lamentablemente. Y añado que empezar a utilizarla a los sesenta años... no está mal pero es mejor haberlo hecho cuando se tenía seis. Es lamentable perderse el sabor de unos tomates rosas, unos pimientos, garbanzos, alubias, cebollas, setas, naranjas, aceite, pescado...

Debe tomarse más conciencia de qué herencia dejaremos a nuestros niños. No debemos inyectarles azúcares refinados ni hermoso cakes intensamente cromateados y glaseados que entran por los ojos y tardan sus consecuencias muchos años en salir... , ni ahogarles con bebidas carbónicas con sabores tropicales mientras exista agua por nuestras cañerías domésticas. ¿Cómo puede haber niños que todo lo que coman lo acompañen de bebidas carbónicas...?, ¿no tienen padres que les aconsejen bien...?.  

Vemos cada vez más demencias mixtas, aquellas que acompañan al Alzheimer y que son debidas a la influencia de diabetes, hipertensión arterial, hipertrigliceridemias o hipercolesterolemias... Y reflexionamos en cómo podrían haber sido influyentes en esta unión maléfica del deterioro neuronal. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario