sábado, 25 de enero de 2014

LA PERSONALIDAD NOS CALIFICA

Se debatió en el último congreso de Neurología español, la importancia de que un gen denominado CD33 contribuyera al desarrollo del Alzheimer al reducir la capacidad de las células del sistema inmune cerebral para deshacerse de moléculas tóxicas como la proteina amiloide. Es una posibilidad más para suponer que el sistema inmune pueda ser algún día "manipulado" por una vacuna y evitar la enfermedad. 
Es una posibilidad más dentro de las muchas que existen y que, imagino, podrían ser agrupados sus mecanismos de acción para en el futuro crear una supervacuna.

Mientras tanto, revisando hoy casos que tengo agrupados según síntomas, observo la importancia que, sin saberlo, ha podido tener la personalidad del enfermo para padecer esta patología, ¿o era la personalidad "creada" por la enfermedad desde hacía ya muchos años...?. La personalidad nos califica, aunque no nos demos cuenta de ello, nos hace ver la vida de una u otra manera, a los que nos rodean, a nuestras querencias, a quien amamos o debiéramos haber amado. Éso y más se lo debemos a la personalidad... Y seguimos dándole la espalda, no reflexionando sobre acciones que luego, con el tiempo, otros dicen al terapeuta que les extrañaban que las llevara a cabo. ¡Qué importante es la persona que está junto a nosotros!,¡qué significativa es la información que nos trasladan acerca del paciente!... ¡y qué trascendental es la comunicación en la pareja, en la familia...!. 
Las cuatro paredes de la consulta registran, en algunas ocasiones,  momentos de sinceridad que no han sido tales en el hogar. ¿Por qué no decir, sin dañar, que un comportamiento de un integrante de la familia le parece extraño o no acompañante al humano que se sabe es...?. ¿Por qué no dejarle que se explique sin interiorizar la respuesta ajena...?. La imaginación da respuestas a las dudas ajenas que en alguna ocasión no son las ciertas. Es mejor hablar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario