sábado, 21 de septiembre de 2013

LA HIPÓTESIS DE LA HIGIENE

Comenté anteayer en una conferencia que dí en unas Jornadas en relación al Día Mundial de Alzheimer algo que había leído unas horas antes en relación a otra posible causa relacionada con la enfermedad y que al principio me produjo sensación de extrañeza e incluso de escepticismo. Publicada en Evolution, Medicine and Public Health, es un estudio efectuado en la Universidad británica de Cambridge y que en líneas muy generales habla de la posible correspondencia entre entornos limpios y mayor riesgo de padecer Alzheimer. 
Sabíamos que la relación entre extrema higiene y alergias y enfermedades autoinmunes, pero con Alzheimer todavía ni lo sospechábamos, muy al contrario, incluso. El estudio está basado en el análisis de Alzheimer y prevalencia de patógenos en 192 países. Tras ajustar las estructuras de edad y otros diversos factores que podrían entorpecer el estudio, afirman que: países mejor urbanizados, con mayor salubridad como Gran Bretaña o Suiza tienen un 9% más de pacientes con Alzheimer que otros  con más tasa de infecciones como Kenia y Camboya. Los investigadores sostienen que estar menos enfrentados a patógenos sugiere una dismución de linfocitos T de defensa y a la postre menos expuestos frente a procesos inflamatorios como el observado en el Alzheimer. Creó curiosidad esta noticia. Y no es para menos. Más aún cuando hace quince años al ser preguntados sobre cifras de Alzheimer en Camerún o incluso India, sosteníamos que no podíamos responder ante la carencia de datos porque, realmente, no les interesaba tenerlos, la OMS no los tenía, porque ya sufrían otros problemas más importantes como dar de comer a sus poblaciones.
Realmente, este tipo de estudios deben ser analizados en profundidad, no solo por la relación de la causa inflamatoria con el Alzheimer sino porque con el paso del tiempo se simplifica tanto que puede llegar a afirmarse que la suciedad es salud.