lunes, 29 de julio de 2013

SUFRIMIENTO

En muchas ocasiones nos preguntamos, y se preguntan también los cuidadores, si el paciente con demencia sufre su estado, su situación. 
Es difícil contar con una respuesta fehaciente, cierta. Para sufrir hemos de contar siempre con referencias, a parte de poseer una personalidad que se caracterice por sufrir lo que cada cual entiende como sufrimiento (¿entendemos todos de igual forma el sufrimiento...?). La neurodegeneración previene frente a ese tipo de sufrimiento, entiendo, y la característica de la dolencia física y más aún, psíquica, puede que no esté equilibrada con la nuestra. Seguro. Y no me refiero al dolor, por ejemplo.
Sin embargo, existen características que nos "recolocan" la forma de pensar así. ¿O no es la malnutrición, o una neumonía, características de un tipo de sufrimiento que puede no valoremos en su justa medida...?. ¿Cómo interviene la falta de medidas de confort en ese equilibrio del que hablaba antes...?. ¿Nos ponemos en la situación (éso que dicen empatía) de un ser que está dejando de ser lo que hasta hace poco era...?, ¿sentimos la necesidad de que siga sintiendo, siendo, el mismo que era...?. Los cuidados físicos son imprescindibles, como los estimulatorios, siempre. ¿Y qué más...?

No hay comentarios:

Publicar un comentario