lunes, 4 de marzo de 2013

ACTIVIDADES QUE PUEDEN HACER AÚN LOS PACIENTES CON PENSAMIENTOS, YA, MUY DESORGANIZADOS.

Se entiende con ello a las personas que son incapaces de comprender o predecir el efecto que puede tener cualquier acción que se lleve a cabo, algo que los que todavía no hemos llegado a ese nivel... deberíamos siempre tener en cuenta, sopesar. Aún así, es consciente de que sus acciones repercuten en su entorno. Las conductas se tornan confusas. En este nivel, el individuo es capaz aún de imitar actividades que sean familiares, repetitivas y basadas en un patrón de coordinación gruesa. Algunas de esas actividades pueden ser las deportivas: natación, paseo, lanzamiento de pelota, tender y recoger la ropa, lavar y secar los platos... etc. Todas ellas son actividades que le "forman" y le "conforman". Se siente exitoso y le aumenta la autoestima.
El paciente puede necesitar ayuda en el autocuidado, hay pasos que olvida: ducharse, vestirse, etc... Aquí, son útiles los carteles de los que se habla muy frecuentemente, grandes, concisos y claros.
El entorno debe ser rutinario, comprensible y predecible (en la medida de lo posible). Los cambios desequilibran al individuo. Hay que comprender que lo que a los que no estamos enfermos puede ser bueno, estimulante, para ellos puede convertirse en horrible. El cuidador siempre ha de hacerse esa pregunta para comprender al enfermo: ¿es ésto normal para él...?

No hay comentarios:

Publicar un comentario