sábado, 30 de marzo de 2013

JORNADAS DE LA FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES DE FAMILIARES DE ALZHEIMER DE ARAGÓN 2013


Un año más se me ha solicitado colaborar como ponente en las JORNADAS DE LA FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES DE FAMILIARES DE ALZHEIMER DE ARAGÓN 2013. Este año desean que desarrolle el tema de Nuevas Tecnologías y Alzheimer. Intuyo que las conversaciones en este blog tienen algo que ver... Evidentemente he aceptado la invitación. 
Aunque por mi formación soy más proclive a lo humanista no por ello he descuidado estar actualizado, aunque en ello algo tenga que ver que mi hijo sea Ingeniero Superior de Telecomunicaciones y que me "adoctrine" acerca de por donde irá el futuro.
Acepte quien me lea que la comunicación que al cuidador le proporciona este medio que usamos, internet, es algo fantástico para responder a dudas, estar en la realidad que otros muchos les podemos ayudar con nuestra experiencia o que pueden ponerse en contacto con otros cuidadores o familiares con un enfermo a su cuidado. Es por ello que me he propuesto hablar en el tiempo que se me ha concedido, acerca de lo que existe, en quién se puede utilizar, cuándo y sobre todo... cuánto. 
En ocasiones, cuando veo los noticieros de TV me asalta la duda de si se hace bien en publicitar ayudas existentes en la sociedad para este tipo de pacientes cuando no se habla de TODA la sociedad sino de estratos a los que la "suerte" , los presupuestos, o en el mejor de los casos el propio dinero, les ayudan a utilizar. ¿Se valora el sufrimiento que aparece en las mentes de cuidadores que saben no podrán acercarles esas ayudas a sus seres queridos...?, ¿se atiende el dolor que suponen los recortes presupuestarios en atención a dependientes que de un día a otro se les dice que su familiar ha mejorado su baremo de puntuación y no le corresponde ya la ayuda que antes tenía...?. Es por eso que las Asociaciones de Familiares son tan importantes, por su esfuerzo continuado, un día tras otro, su apoyo sin esperar nunca nada a cambio, por hacernos ver que hoy son ellos quienes tienen el "problema" (se me permita esta libertad del término), pero tal vez mañana lo tengamos los demás...

miércoles, 20 de marzo de 2013

VIOLENCIA Y ALZHEIMER

No es inusual que las familias nos consulten por el temor de que el paciente con Alzheimer se torne violento, bien porque haya sido con anterioridad poco sosegado o porque le noten cambios a su personalidad anterior, más tranquila que la que en estos momentos aprecian.
Según la práctica registrada, síntomas de agresividad física o verbal se aprecian en alrededor el 30% de los pacientes con demencia. No obstante, las reacciones agresivas no pasan de ser puntuales. No son persistentes. Son ocasionadas por desencadenantes muy concretos que con la labor de "investigación" que se efectúa entre médico y familia se logran, en su mayoría, adivinar y controlar tras su aparición tras habilidades conductuales enseñadas al cuidador o con terapia farmacológica. 
¿Son estructurados estos conatos violentos?. En las primeras fases, cuando el paciente apercibe de sus disfunciones, es posible que porten una carga de frustración no controlada, verbal o física. Es decir, no saben qué hacer ante una situación cuya solución no encuentran, no la desarrollan como antes hacían, o simplemente, no la toleran. 
¿Qué hace una persona sana cuando una situación nueva aparece en su vida?: la estudia, la reflexiona e intenta darle una solución de la forma más lógica posible. Y si no lo consigue, busca ayuda. Sin embargo, ¿qué podemos esperar de una persona cuya vida le sorprende negativamente a cada paso que da y cuyas respuestas no son aceptadas ni entendidas por los que le rodean...?. Es comprensible que se desespere y que no centre adecuadamente las ideas, y bien por acción u omisión, ejecute acciones cuyo significado se traduzca en un descontrol, verbal en la mayoría de las veces, o físico. Y no descuidemos la posibilidad de que este tipo de agresividad la traduzca hacia él mismo... se autolesione.
¿Y es frecuente que esta agresividad la vuelque hacia la persona que más le quiere?, ¿su cuidador, su cónyuge, su hija/o...?. Generalmente, cuando sucede, es así. Por una simple razón: porque es la que más tiempo está junto a él, la que sabe como es, la que "tendría la obligación" de conocer sus demandas.

lunes, 4 de marzo de 2013

ACTIVIDADES QUE PUEDEN HACER AÚN LOS PACIENTES CON PENSAMIENTOS, YA, MUY DESORGANIZADOS.

Se entiende con ello a las personas que son incapaces de comprender o predecir el efecto que puede tener cualquier acción que se lleve a cabo, algo que los que todavía no hemos llegado a ese nivel... deberíamos siempre tener en cuenta, sopesar. Aún así, es consciente de que sus acciones repercuten en su entorno. Las conductas se tornan confusas. En este nivel, el individuo es capaz aún de imitar actividades que sean familiares, repetitivas y basadas en un patrón de coordinación gruesa. Algunas de esas actividades pueden ser las deportivas: natación, paseo, lanzamiento de pelota, tender y recoger la ropa, lavar y secar los platos... etc. Todas ellas son actividades que le "forman" y le "conforman". Se siente exitoso y le aumenta la autoestima.
El paciente puede necesitar ayuda en el autocuidado, hay pasos que olvida: ducharse, vestirse, etc... Aquí, son útiles los carteles de los que se habla muy frecuentemente, grandes, concisos y claros.
El entorno debe ser rutinario, comprensible y predecible (en la medida de lo posible). Los cambios desequilibran al individuo. Hay que comprender que lo que a los que no estamos enfermos puede ser bueno, estimulante, para ellos puede convertirse en horrible. El cuidador siempre ha de hacerse esa pregunta para comprender al enfermo: ¿es ésto normal para él...?