miércoles, 20 de febrero de 2013

PERÍODOS INICIALES Y ACTIVIDADES

Al comienzo del síndrome demencial, con períodos de falta de atención y concentración, y en cambio, más preocupado por las conversaciones de su alrededor, el paciente no es capaz de estar alerta en los ejercicios, en las actividades, en que la abstracción sea necesaria, por ejemplo las citas, que se olvidan. Las fases que conllevan una actividad no deberían ser más de cuatro o cinco, pero en cambio sí se podrían "aprender" otras nuevas en las que la capacidad de construcción esté conservada. 
Es aceptable efectuar ejercicios físicos que se conozcan con anterioridad: bolos, gimnasia de mantenimiento... etc. También pueden efectuarse otras actividades como períodos cortos de lectura (comentando después lo que se haya leído), tareas domésticas...
En cambio, las actividades que precisen compresión escrita, como pueden ser las matemáticas o habilidades de escritura, deberían evitarse de entrada o fragmentarlas.

lunes, 4 de febrero de 2013

SOBRECARGA

No creo que sea reiterativo insistir en la sobrecarga del cuidador de pacientes con demencia. Se emplea mucho el término para describir los efectos negativos de impartir cuidados al familiar enfermo. Se entiende como sobrecarga "objetiva" (cambios que ocurren por el simple cuidado del paciente, problemas prácticos, etc.) y la sobrecarga "subjetiva" o reacción emocional del cuidador. Ésta última es la que en términos generales se usa cuando se habla en término de cuidados.
Hablar de cuidados es hacerlo de, al menos, tres tipos de trayectorias:

- La clásica: O la sobrecarga que aumenta con el paso del tiempo.
- La bimodal: Con dos puntos de sobrecarga, una al comienzo, al ser diagnosticada la enfermedad y la familia se "acomoda" a la situación, y otra en el estadío final, cuando se prepara para la muerte del paciente.
- La fluctuante:  Con cambios continuos dependiendo del paciente como del cuidador o el mismo ambiente cuidador.