miércoles, 26 de diciembre de 2012

TÉCNICAS DE NEUROIMAGEN

Es relativamente frecuente la exigencia, solapada o no, de muchos de los familiares de pacientes con patología Alzheimer, de hacer el diagnóstico del proceso neurodegenerativo con una prueba de neuroimagen. Es necesario decir claramente que el diagnóstico siempre, al menos en estos momentos, es clínico y anatomopatológicvo. Las pruebas de neuroimagen apoyan y auxilian o confirman el diagnóstico clínico. Nunca lo efectúan.
Habitualmente, las pruebas de neuroimagen se clasifican en estructural y funcional. Las primeras son el TAC (Tomografía Axial Computorizada) y la RM (Resonancia Magnética). Y de ellas, la RM es más discriminativa respecto aL TAC y puede poner de relieve la atrofia cerebral con más fiabilidad, tanto en el Alzheimer como en otras demencias. Las pruebas de neuroimagen estructural pueden ser útiles para discriminar formas de demencia distintas al Alzheimer, como demencias frontales, secundarias a lesiones vasculares extensas, tumores cerebrales, abscesos, hidrocefalias o hematomas entre otras.
En cuanto a la neuroimagen funcional,la prueba más usada es el SPECT (Tomografía de emisión de fotón único), ya que el PET (Tomografía de emisión de positrones), a pesar de que permite detectar cambios precoces en el funcionamiento cerebral, su uso está casi restringido totalmente a la investigación por ser elevado su coste y escasa disponibilidad (al menos en estos momentos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario