domingo, 30 de diciembre de 2012

ALZHEIMER Y RELACIONES SOCIALES.

 Existe la creencia en algunos ambientes, que las personas con patología demencial, fundamentalmente Alzheimer, no es conveniente que mantenga relaciones sociales. Y no es así. Aún en las fases más avanzadas de la enfermedad es muy útil que el paciente esté socializado y se comunique con amigos, familiares, vecinos. Cada momento relacional es un input motivacional, de recuerdo, de estímulo para él. Bien es cierto que avanzando la enfermedad se deberán introducir algunas variantes, como es la cantidad de personas con los que se exteriorice en cada momento, o la intensidad de la reunión misma. Es decir, progresivamente las reuniones deberán ser de menos personas y en ambientes menos excitables, más tranquilos. Por ejemplo, una fiesta de cumpleaños no es lo más apropiado para un paciente de estas características en un momento concreto de su deterioro.

Consejos útiles:
- Disminuir la extensión de tiempo que dedique a estos actos sociales. Se agotan pronto.
- En primeras fases, recordar frecuentemente por qué se está en eses sitio. Le centra en el motivo de la reunión y lo que se espera de él.
- No dejarle solo.
- De regreso al hogar se le debe recordar que ya se ha regresado, que se está en el domicilio propio.
- No recordarle lo pasado. Lo más frecuente es que lo haya olvidado y le cree estrés no recordarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario