domingo, 11 de noviembre de 2012

EL PACIENTE SE ENCOLERIZA CON EL CUIDADOR

Existen muchas causas para que una persona con Alzheimer llegue a encolerizarse con quien le cuida. La imposibilidad de comunicar sus sentimientos de frustración y desesperanza pueden ser una de las causas para que ésto suceda.
El paciente puede estar confuso, cansado y sobreestimulado por demasiadas conversacions, actividades, correcciones, etc. En el caso de que nosotros estuviéramos en sus situación, y pudieramos actuar libremente, ¿qué haríamos...?. Posiblemente lo expresaríamos con palabras o pediríamos por favor cambiar de actividad, o simplemente nos iríamos a otra habitación... Pero ellos no pueden hacerlo. Sus caminos de expresión están alterados, sus emociones no se corresponden con las del cuidador. A menudo, es incapaz de ser consciente de lo inapropiado e impulsivo de su conducta.
A continuación se orientan una serie de abordajes que pueden ser de utilidad para posibilitar al paciente que maneje sus sentimientos de hostilida, cólera y enojo:

- Deje al paciente que exprese verbalmente su cólera. No le reprima. En ocasiones puede así evitar que progrese a conductas de tipo abusivo.
- Exprese con gestos y palabras que se entiende el pesar del paciente.
- Si el paciente manifiesta oposición a su ayuda, reduzca la cantidad de ayuda o incluso cese de dársela por momentos o jornadas.
- Acérquese y contacte con él como un igual. Es bueno que no sienta excesiva diferencia con el cuidador. Háblele con sus palabras y con sus "tempos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario