sábado, 7 de julio de 2012

POSIBLES MALOS TRATOS.


Aunque no creo que sea ni mucho menos, frecuente, y mi experiencia en este apartado es casi inexistente, creo de interés hablar de la detección de malos tratos en este tipo de pacientes.
Afortunadamente, digo, mi experiencia es casi nula en el descubrimiento de una práctica inhumana de por sí y reprobable con todas mis fuerzas, como me imagino que por las de todos los que leen este blog. No obstante, no debe ser tan extraña cuando se publican manuales para detectar y seguir los malos tratos a personas mayores con facultades mentales alteradas y demencia.
El último del que tengo información corresponde a un hospital madrileño. En él han participado médicos, enfermeras, trabajadores sociales y psicólogos.  Reconocen que es difícil de estimar por varias razones:  aislamiento de las posibles víctimas, dificultad para validar las sospechas e incluso por la falta de sensibilización de los profesionales sanitarios y sociales. Se llega a hacer un perfil de la posible víctima: Mujer, viuda, mayor de 75 años. Vive con la familia. Ingresos inferiores a 6.000€ al año. Frágil. Depende del cuidador para las AVD. Muy vulnerable psicológicamente. Toma más de cuatro fármacos.
Y también hacen el perfil del posible responsable: Hijo o pareja de la víctima. Con trastorno mental. Consumidor de drogas o alcohol. Presenta conflictividad con la víctima. Escasa preparación para cuidar al paciente y no comprende la enfermedad. Piensa que está fingiendo o que se ha "entontecido". Lleva como cuidador más de nueve años.

Y me pregunto, leyendo en los periódicos la noticia de que debido a la crisis económica que sufrimos, se están sacando a personas mayores con o sin demencia de las residencias para cuidarlas en sus casas por familiares y poder cobrar ellos sus pensiones, si existe el peligro de que puedan aumentar los casos de malos tratos...
Y me sigo preguntando si desde los centros de salud, desde los servicios sociales, se alertará a la Fiscalía para que revisen la atención a este tipo de personas, de que les estén cuidando, estimulando, dando sus medicamentos, hacerles jercicio físico, etc... O no.

Ésta es también una consecuencia perversa de la crisis económica a la que nos ha llevado una mala gestión económica de nuestro país, congestionada de estómagos agradecidos a poderes que solo han mirado para ellos mismos, a instituciones financieras que han engañado al ahorrador, al que hacía país con su esfuerzo, a la sinrazón instaurada en las más enhiestas figuras del baboseo mundano.
Soy de la creencia de que el ser humano es bueno por naturaleza y que le hacen malo cuando deja de lado su comportamiento ético. Lo que no es bueno para el ser humano nunca debe ser aceptado como bueno. Sí, parece pueril, pero no lo debe ser tanto cuando se cae en él por muchos años que se tenga...
Creo que parte de la responsabilidad la tenemos también los que desde la esfera sanitaria o social trabajamos con este tipo de pacientes frágiles. Se debe hacer un seguimiento pormenorizado de los cuidados y sobre todo del grado de comprensión acerca de la persona a la que se han hecho responsables y cuando se note el menor vestigio de desvío, corregirlo, de manera sensata pero firme. Ése paciente frágil ésa PERSONA, somos todos. No se olvide.

No hay comentarios:

Publicar un comentario