jueves, 24 de mayo de 2012

MINDFULNESS y CUIDADOR DE ALZHEIMER.


Cada vez somos más los adeptos a usar el Mindfulness (conciencia plena) en la reducción del malestar psicológico y de la sobrecarga en los cuidadores de pacientes de Alzheimer.

Cuidar a un paciente de Alzheimer, genera, ya por falta de preparación sobre técnicas y estrategias eficaces para con él, ese sentimiento de culpa, tristeza o estrés del que hemos hablado en días precedentes. Aunque una de las formas más prácticas de evitar tales males es mostrándose alejado de los factores que los desencadenan, en la práctica, seamos serios, es muy difícil. Se mezclan demasiadas variables, las más de carácter afectivo, y el peligro del conocido síndrome del cuidador planea sobre el ambiente. Y es que, como plantean diferentes estudios al efecto, se demuestra que estrategias de control como la evitación,sustitución o eliminación de eventos privados desagradables (pensamientos, emociones, etc.) pueden provocar un aumento de la intensidad, la frecuencia, duración, etc., de dicha estimulación no deseada generando más sufrimiento y empujando al cuidador a enfermar.
Es por ello que apareció el mindfulness, técnicas meditativas que promueven la conciencia plena como un recurso terapéutico por el que la persona acepta los pensamientos, sus sensaciones o emociones sin hacer nada por tratar de modificarlos. La conciencia plena busca sentir lo que sucede sin intentar su control ni actuar sobre ellos. Practicar tal técnica busca la propiocepción, ese sexto sentido del que habla el renombrado neurólogo Oliver Sachs, y que es la sensación de nuestro cuerpo en el espacio. Se trata de algo tan próximo a nuestra fisicalidad, a nuestra "presencia" física, a nuestra sensación corporal, y en consecuencia a nosotros, que no solemos advertir ni reconocer el papel fundamental que desempeña en nuestro ambiente más cercano y en nuestra sensación de identidad.

Les recomiendo un libro que habla del mindfulness: La práctica de la atención plena, del Dr. Jon Kabat-Zinn (Editorial Kairós) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario