viernes, 18 de mayo de 2012

JORNADAS DE ALZHEIMER EN HUESCA. EL ÉXITO DE LAS ASOCIACIONES DE FAMILIARES.


Ayer se concluyeron en Huesca las Jornadas de la Federación Aragonesa de Asociaciones de Familiares de Alzheimer en las que participé como siempre que solicitan mi presencia. Impartí dos talleres acerca del Control de alteraciones de la concucta del paciente demente. Otros compañeros participantes como  Dres. OLivera, Pelegrín, Galindo, Burgueño, Dra. Pelegrina, etc. también intervinieron en diferentes apartados de las jornadas, con ponencias, talleres, moderación de mesas, etc.
Reconforta ver cómo el esfuerzo de las asociaciones está ahí, presente, activando a la sociedad, que responde con su presencia y sus opiniones participativas a las carencias que este momento tiene.
He podido escuchar comentarios de personas anónimas contar sus experiencias, sus sufrimientos del día a día y también, por qué no decirlo, de la satisfacción de haber sabido cuidar y acompañar hasta el final a sus seres queridos. Se erizan los pelosde todo el cuerpo cuando se escuchan términos como amor y compasión, y más aún cuando se usan sin temor, y que palabras tan estigmatizadas como culpa (deberían ser expulsadas del diccionario de la RAE) comienzan a ser  excepcionales. Éso es buen síntoma. Y en ese cambio mucho porcentaje de éxito se debe a las Asociaciones de Familiares, no se olvide, que con su resistencia al desánimo, a las puertas públicas cerradas, a las miradas de "Ésto no va conmigo..." (hasta que les pasa...) siguen firmes, informando a la sociedad y buscando apoyos donde no los habían habido o donde podían llegar a existir.
Las imágenes de las salas llenas a reventar de ... mujeres aprendiendo... , (¿donde están los hombres?, ¿no hay hombres cuidadores...?, ¿lo sabemos ya todo...?...) era emocionante. Los clínicos estamos para ser exprimidos cuando se nos necesita, porque somos parte de la sociedad, seremos un día también parte de la sociedad sufriente, y debemos devolverle a los demás lo que hemos aprendido para evitar dolor. Así sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario