domingo, 8 de abril de 2012

ESTRÉS y ALZHEIMER.

Se puede leer en el Journal of Alzheimer Desease, un estudio efectuado por  científicos del CIMA (Centro de Investigación Médica Aplicada) de la Universidad de Navarra, sobre que el estrés crónico favorece el Alzheimer esporádico. Lo han experimentado con ratones jóvenes con Alzheimer inducido, que todavía no presentaban los rasgos característicos de la enfermedad. Tras someterles a un protocolo de estrés crónico durante seis semanas, se observó que los animales presentaban una pérdida de memoria  grave y un aumento significativo de los dos principales marcadores de la EA: el péptido beta amiloide y la proteina tau fosforilada, dos proteínas que se acumulan en el cerebro de los pacientes con esta enfermedad. Por lo tanto, con este estudio, confirman en el modelo animal, lo que de ordinario tantos clínicos de la enfermedad veníamos sospechando desde hace años, que el estrés crónico genera deterioro cognitivo.
Por otro lado, deberíamos aconsejar todos, apartar el estrés de nuestras vidas y enseñar, por otra parte, a cómo enfrentarnos a él, enseñando técnicas de relajación y a otras que apartarán patologías como depresión de nuestras vidas, derivadas de un mal equilibrio mental. Qunce minutos al día de meditación, de yoga o simplemente de relajación, tonifican intensamente el órgano más preciado de nuestro cuerpo: la mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario