martes, 21 de febrero de 2012

HAY QUE SEGUIR HABLANDO...

De vez en cuando es preciso reavivar informaciones que acerca de la DTA (Demencia Tipo Alzheimer) se poseen. Nunca está de más.

* Estimular la mente, llevar una vida sana, evitar comidas que dañen el organismo, estar socialmente activo..., ¿basta para no padecer en el futuro la DTA?
-No totalmente. Se sabe que si se llega a los 85 años, la mitad de las personas van a sufrirla. Luego, por el momento, la edad avanzada es la principal causa de padecimiento de la enfermedad. Además de ello, la historia familiar también influye. Por otra parte, hay investigadores, como el Dr. López Otín, en nuestro país que trabaja en su laboratorio contra el envejecimiento, intentando que llegue lo más tarde posible...
* ¿Están identificados ya genes que pueden dar origen a la DTA?.
-Sí. En casos muy raros existen genes que pueden dar origen a la DTA a veces antes de los 40 años. También se ha identificado un factor de riesgo genético en casos de inicio más tardío que es la variante 4 del gen de la apolipoproteina E, y todo ello ha dado pistas que señalan a proteínas implicadas. Identificarlas las convierte en una potencial diana terapéutica para desarrollar fármacos.
* ¿Cuál es una de las líneas de investigación más importantes en el proceso de curar la DTA?.
- ¿Por qué hay personas con lesiones típicas de la DTA pero que nunca llegaron a desarrollar la enfermedad?. Ésta es una línea de trabajo en la que están trabajando investigadores como la neuróloga Gómez Isla. Su meta es averiguar qué mecanismos poseyeron para evitar desarrollar la enfermedad. Éso podría dar información para el desarrollo de fármacos que imiten lo que ocurre en ellos.
* ¿Qué se necesita para conseguirlo?.
- Cerebros de este tipo de personas, que los donen para investigar tras haber fallecido. Es necesario que seamos solidarios.
* En 2007 se hablaba que existían 70 fármacos en prueba y aprobados para tratar la DTA. Hoy solamente hay cuatro. ¿Qué sucedió?.
- Que fracasaron. Hoy habrá cien en desarrollo, cuyo objetivo es impedir el desarrollo de la enfermedad. Se dirigen contra las proteínas que provocan el acúmulo de sus deformaciones y ocasionan la enfermedad. 
* Se habló de una vacuna que al final ocasionó encefalitis y su investigación se detuvo...
- Hoy se ha tomado de distinta forma y se intenta que el organismo genere anticuerpos frente a ese péptido amiloide que provoca la enfermedad y la detenga. En nuestro país, en nuestra comunidad, el Dr. Sarasa es uno de esos científicos que lucha (si la maldita crisis se lo permite) en conseguir ese ansiado sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario