viernes, 9 de diciembre de 2011

INFORMAR

¡Cómo cambia la información en esta enfermedad y cuánto debemos comunicar a los demás acerca de ella!.
Hace bien poco se hablaba que las lesiones típicas del Alzheimer provocaban el diagnóstico real, y por ende su sintomatología. Sin embargo, las investigaciones actuales nos dicen que existen pacientes con lesiones de Alzheimer que no efectúan la enfermedad. ¿Entonces...?. Hay otros que se colocan al lado de la negación para hacerse el test genético que les diagnosticaba como enfermos en un futuro... porque si hay personas que aún teniendo lesiones cerebrales de Alzheimer no desarrollan la enfermedad... ¿qué valor tiene entonces el test genético...?. El quid de la cuestión es averiguar qué hace a algunos impermeables del desarrollo típico (hasta el momento) de esta enfermedad, qué mecanismo de defensa tienen unas personas y cuál NO tienen otras.
El gran problema es la lentitud de las investigaciones. Y es necesario que sea así. ¿O no...?. Me pregunto, ¿existen otros métodos para acelerar sin faltar a la ética ni a los efectos secundarios de tomas de decisiones equivocadas para conseguir tratamientos seguros?.
Los que no investigamos también nos hacemos preguntas. Incluso las que en otrora pudieran haber parecido de ciencia ficción pero que hoy, con los adelantos que existen dejan de serlo.
Hay que instar a que se investigue y se sea solidario en donar cerebros: normales y no normales, para que el futuro no sea tan lejano como hasta ahora. De lo contrario, no me imagino bien cómo será el cuidado de los pacientes con Alzheimer, de sus dependencias y de las otras personas, también mayores, que existirán en el  mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario