martes, 27 de diciembre de 2011

BIOTECH EN APUROS.

En alguna ocasión se me ha podido leer quejoso acerca de la situación económica actual, de sus orígenes y de las consecuencias que estamos todos sufriendo. Y es así. Creo que un blog que hable de demencias, de enfermedades neurodegenerativas, de salud en suma, también ha de hablar de lo que va en contra de todo ello.
Hoy voy un poco más allá. Es lamentable que paseen despreocupados todos aquellos que han permitido que estemos como estamos. Y me refiero a los que en su sueldo, enorme y con valiosas prebendas y reconocimientos, de seres triunfadores por encima de los demás, iba el saber, el conocer, el tomar decisiones para evitar este marasmo de dolor y de tristeza económica en la que nos encontramos, en que nuestros hijos se ecuentran y encontrarán con un no futuro que sí podrían haber tenido. En lugar de ello, les permitimos jubilaciones blindadas dignas de un Agah Kan cualquiera o ascensos en la cúpula estatal o empresarial española. No. Así no. Éso, a parte de un muy mal ejemplo para la ciudadanía es un golpe bajo para los que han sido estafados, es decir, para todos los españoles.
Mientras tanto, una de las biotechs con mayor solvencia ante una posible, si no curación, sí livianización de la demencia Alzheimer hasta posiblemente llegar a no hablar de las terribles consecuencias de la enfermedad, está sufriendo muy directamente la precariedad en inversión y apoyo económico para continuar investigando. Sé que incluso podrían llegar a tomar decisiones que en el futuro posiblemente serían mal interpretadas. España no merece deshacerse de la inversión en investigación. Hoy por hoy, las patentes, las materias primas, son el futuro. Sin ellas solo seremos sol y pandereta. Muy digno ello, sí, pero siempre en precario, siempre mirando hacia arriba y doblando el espinazo en busca de una propina... Y eso no se debe permitir.
Una comunidad como la nuestra, un país como el nuestro, si quiere tener un PIB digno, repetado y respetable no debe dejar de lado a  investigadores que crean empresas, se dejan su piel, su familia y sus ahorros por el camino en pos de una solución a un problema público (El Alzheimer lo es) . Flaco favor hacen nuestros representantes políticos con inauguraciones de Pin y Pon o promesas salidas del maletín de la Srta. Pepis... A los problemas que afectan a la sociedad se les ha de encarar, de lo contrario, sobran los que nos representan.
Pido a Dios que todo se solucione, que esta biotech a la que quiero porque sé quienes son, porque les he visto nacer, con personas buenas, con valores,  con deseos de ser útiles a la ciudadanía, pasen pronto el bache en el que se encuentran y despunten positivamente. Se lo merecen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario