martes, 22 de noviembre de 2011

JUSTICIA Y CUIDADOS



Leo en una noticia que da la Agencia Efe, que la Federación de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer en la Comunidad Valenciana están planteándose cerrar todas sus instalaciones: centros de día, residenacias, hogares, etc, por el impago de la Generalitat para su mantenimiento Imagino que la situación será comparable a otras latitudes de nuestra geografía, aunque resulta más duro en una comunidad que de siempre se ha sabido rica, con un nivel de vida elevado, y cuando se sabe, además, por ejemplo,  ha dotado con 2.000 millones de euros la creación de dos torres majestuosas en la ciudad de Valencia, que no se han llegado a construir (ni lo serán en muchos años, al parecer se ha publicado recientemente) y que sí en cambio ha entregado  una maqueta de las mismas y un estudio de su viabilidad. Por éso  ya le han dado a su hipotéticamente probable creador, el arquitecto Calatrava, (cuya presencia   reiterada en construcciones fantasmas en Valencia y Mallorca resulta ya sospechosa, al menos, para los jueces que le están investigando desde hace dos años... Leer el libro La arquitectura milagrosa, de Llatzer Moix, Anagrama), tal cifra espectacular de dinero, según se dice en prensa.
Resulta duro, muy duro, escuchar medias verdades o mentiras acerca de que no se reducirán las dotaciones a la dependencia, cuando se observa que los apoyos a la misma se debilitan y se anulan cada vez más. Se "desgajó" el Estado de la obligación de atender al bienestar social por la entrada de asociaciones que se hacían cargo de parte de este término con el apoyo de Obras Sociales de cajas de Ahorros, o de Ayudas del sistema público en cantidades ridículas. Recordemos que estas ayudas debieran ser imperativas por el acuerdo de todos los partidos políticos a la tan aclamada Sociedad del Bienestar (¿Pactos de Toledo?). Recordemos también que las Obras Sociales se crean con dinero que no declaran a Hacienda por Ley, por lo que es dinero de todos los ciudadanos que debiera revertir en ellos, legalmente. Pero ya ven.... no. Ésto se acaba, y la cantidad de pacientes con Alzheimer que hasta este momento podían tener algo más de dignidad deberán reacostumbrarse a dejar de tenerla o tenerla  más adelgazada porque los poderes públicos, los señores politicos se lo han gastado en ellos, en "caprichos aeroportuarios" y demás. Me da tristeza leer estas noticias, mucha tristeza. Porque conozco la realidad de estas asociaciones y la de familias que se descapitalizan con una sonrisa en la boca, dejando su vida a jirones por atender a su familiar. Dan mucho a unos poderes públicos que cada vez les dan menos porque se lo reparten entre ellos y sus colocaciones en Senados, diputaciones provinciales, comarcas, etc. No, no es justo. Y lo saben, que es aún peor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario