lunes, 29 de agosto de 2011

TENER LA MENTE CLARA





Muy interesante la Editorial del último nº de la Revista de Psiquiatría y Salud Mental en la que Concepción Conejero y Terry Goldberg, del Litwin Zucker Alzheimer´s Disease, del Ittº Feinstein en Manhasset, NY, EE.UU. efectúan una pormenorizada revisión de los biomarcadores actuales y los que se están investigando con bases para un futuro. Lo más interesante de lo publicado, para mí, es que sus datos indican que hay un período prodrómico prolongado antes del inicio de la DTA clínica, según pudieron observar tras un estudio propio en el que basaban la media en los 45 años.

Agrada ver que aún con esta maldita crisis a donde nos han llevado la ineficacia general (en todo el mundo, aunque mucho más en nuestro país) de todos los gobernantes que habían jurado hacer todo lo mejor por nosotros... y que miraron hacia otro lado cuando la situación comenzaba a empeorar. Pues éso, que aun con esta maldita crisis, se sigue avanzando, como las conclusiones de este estudio. La significación que el APOE4 y sus vías biológicas Kyoto alteradas, aun en su función mitocondrial, o la regulación del calcio y la reentrada en el ciclo nuclear forman una nueva expectativa en el diagnóstico prematuro de la enfermedad y su obviamente, tratamiento. Sin embargo, como los autores recalcan, el futuro, ese futuro deseado por todos, queda lejos. Y yo añado, más aún por esa ineficacia de la que he hablado antes y que ha generado en la drástica reducción de miles de millones de euros y dólares necesarios para investigar más rápidamente.
Aunque la amargura que produce una crisis económica como la actual no es positiva mantenerla las 24 horas del día en nuestro pensamiento, tampoco es oportuno pasar de largo a quienes han sido los causantes. Las consecuencias las pagamos todos, bueno... casi todos, porque siempre, a río revuelto, ganancia de especuladores y mantenimiento en sus angares políticos los de siempre. Triste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario