jueves, 25 de agosto de 2011

OBSERVAR PARA ... ¿ENTENDER?



Cuando comencé a sentirme atraido por el mundo de las mentes "no normales" (aunque habría mucho que hablar acerca de este término...), comencé por observar, sentarme a una cierta distancia del/ de los paciente/s, o tras un cristal que permite ver y no ser visto... y observar, intentar comprender lo que no tiene comprensión, saber qué puede estar pasando por esa mente a la que imaginamos ya no está pasando nada. Fueron muchas horas. Cada uno se comportaba de forma distinta aunque el "discurso" tuviera un similar "argumento"...
Aquello me sirvió para mucho, más de lo que podía pensar entonces.
Hoy me gusta mirar a los ojos de las personas con demencia, darme un tiempo e intentar "sentir" lo que ellos sienten, notar esa cierta pseudo transferencia, dicha por muchos otros especialistas de todo el mundo que trabajan en lo mismo, que generan los diagnosticados en esta enfermedad. En muchos veo tranquilidad (sin necesidad de ingerir ningún fármaco) en alguna de sus fases tempranas, tranquilidad y lo que los humanos "entendemos" como felicidad. Lamentablemente darán paso a otras de un deterioro más oprimente, menos agradable. Lo difícil es hacer ver a la familia el presente del que hablaba antes, y sobre todo... el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario