viernes, 29 de julio de 2011

LA PÉRDIDA DE MEMORIA PREOCUPA

En el último número de la revista Nature aparece un estudio de la neurobióloga Amy Arnsten en el que relaciona el uso de un hipotensor llamado  guanfacina (un agonista del receptor α 2A subtipo de receptores de la norepinefrina), con la recuperación de la pérdida de la memoria operacional o reciente, aquella que más rápidamente se pierde en las personas añosas o en las primeras fases del síndrome demencial. El estudio se efectuó con monos viejos y jóvenes, con  pruebas complementarias que portaban analíticas sanguíneas y neuroimagen.
Se sabe que lo que ocasiona la pérdida de esta memoria cercana es el déficit de conexiones interneuronales en la corteza prefrontal cerebral por la acción de una molécula que es la que  posiblemente bloquee la guanfacina, sin embargo para que se produzca la demencia tipo Alzheimer, con pérdida, además, de memoria lejana y con mayor duración, el fallo debe originarse en el hipocampo. Es por ello prematuro hablar en los términos de haber hallado una solución a la pérdida de memoria como parece haberse extraido del estudio y que han recogido las agencias de prensa.
Es bastante frecuente que aparezcan noticias excesivamente triunfalistas acerca de curación o beneficio en torno a una enfermedad, fundamentalmente de las que son más frecuentes o afectan a mayor número de personas. Debe saber leerse entre líneas o buscar más información siempre al respecto y no quedarse solamente en el flash de la noticia, que en muchos casos proviene de un interés material... obvio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario