martes, 12 de julio de 2011

INVESTIGAR, INVESTIGAR e INVESTIGAR PARA SER, TAMBIÉN, INDEPENDIENTES ECONÓMICAMENTE

Madrid ha acogido el cuarto y último encuentro previsto del primer ciclo de cooperación entre la industria farmacéutica y las empresas biotecnológicas españolas que ofrecen desarrollos avanzados en nuevos fármacos.

Este primer ciclo ha girado en torno a la investigación de nuevos fármacos de origen biotecnológico enfocados al futuro tratamiento de las enfermedades del sistema nervioso central - Alzheimer, Parkinson, Esclerosis Múltiple (febrero, en Barcelona); cáncer (abril en Barcelona y mayo en Madrid) y, por último, la jornada de hoy, en la que se ha abordado el desarrollo de terapias para el tratamiento de procesos inflamatorios e infecciosos, piel y asma.

En la reunión de  Madrid, ocho empresas biotecnológicas españolas, algunas de muy reciente creación, han presentado sus avances clínicos: BCN Peptides, Sanifit, Immunonovative, Archivel, Nanoimmunotech, Palau Pharma, Advancell y Ambiox Biotech. Por parte de la industria farmacéutica, han participado catorce compañías: Abbott, Bayer, Esteve, Faes Farma, Janssen, Lacer, Merck, MSD, Pfizer, Reig Jofré, Rovi, Sanofi-Aventis, UCB Pharma, y Viñas Laboratorios.

Tanto empresas biotecnológicas como compañías farmacéuticas valoran muy positivamente esta iniciativa, por considerar que supone un camino mutuamente beneficioso que deberá contribuir a la consecución de fármacos que lideren el tratamiento de patologías del ser humano y además, evitar el pago de royaltis de moléculas investigadas y patentadas por otras empresas de otros países (Éso es dinero que se va de un país, que se descapitaliza).
La investigación es una fuente de riqueza como otras tantas para un país, y es por ello necesario estimularla. Debe decirse, también, que sin el empuje de personas que las pongan en marcha sería, es, imposible que esto se lleve a cabo. A cambio, los gobiernos de los países deben tan solo no poner demasiados inconvenientes para que se lleve a cabo tal esfuerzo, limando el camino de burocracias inútiles y acercando los préstamos, por ejemplo, a quienes lo necesitan para levantar al país.
Los activos de un país, recordémoslo, lo hacen quienes trabajan desde que entran en su lugar de trabajo hasta que salen de él, no quienes evitan hacerlo argumentando peregrineces que en estos tiempos de crisis debiera dar vergüenza simplemente pensarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario