miércoles, 29 de junio de 2011

ECONOMÍA Y ALZHEIMER.


¡En cuántas ocasiones he de ser prosáico y comentar a las familias que piensen en el dinero que tienen o tiene el enfermo para su cuidado futuro...!. En algunas ocasiones me llegué a preguntar si es aspecto mío... Y sí, lo es, porque conozco, como lo conoce cualquier profesional que desempeñe su trabajo en el mundo de las demencias, los problemas con los que se va a encontrar a partir de ese momento esa familia, y por ende el paciente, en lo que a atención y cuidados se refiere.
En nuestro país, un paciente con patología Alzheimer en un estadío que precisa control, si no tiene familia directa, tiene dos posibilidades: o es rico y puede ser atendido por personas ajenas a él en su propio domicilio o en un centro residencial privado, o es muy pobre, pero que muuuuuuy pobre y puede ser atendido en un centro residencial de titularidad pública. Los demás lo tienen bastante mal...
La patología Alzheimer va a pesar cada vez más en la economía mundial a medida que la población envejece. Entre 24 y 37 millones de personas se estima que en el mundo sufren una demencia incurable, una cifra que podría llegar a 115 millones de aquí al año 2050. Se cree que su costo es el 1% del PIB mundial. Si fuera un país, ocuparía el puesto 18º de la economía mundial, en términos de PIB, según leo en un periódico especializado.
Según George Vradenburg, de la USAAgainstAlzheimer, los países occidentales serán los más dañados tras esta crisis económica mundial que va a disminuir el apoyo a la salud y los apoyos sociales para este tipo de pacientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario