jueves, 23 de junio de 2011

BICICLETA, CUCHARA, MANZANA

Tardé en ver el documental que, acerca de Pascual Maragall, "Bicicleta, cuchara,manzana" dirigió Carles Bosch. No por nada especial, pero cada vez que me invitaban a verlo tenía un compromiso adquirido con anterioridad. Sin embargo, en las pasadas Jornadas Aragonesas de Alzheimer tuve la suerte de poderla ver. Y me emocionó.
Me gustó la realidad de la situación dentro de otra realidad que es muy poco real (usado el término real con mucha realidad...) para el resto de pacientes afectados, reconozcámoslo. Sin embargo, debe reconocerse que el protagonista del documental no es cualquiera... Y allí radica la importancia. No en él, solamente, sino lo que él representa. Un político influyente, que supo amalgamar a mucha gente en torno a un proyecto de envergadura, con contactos de gran calibre, era/es un sujeto ideal para reimpulsar la investigación, la sensibilidad dormida de los poderosos (que todavía los hay... en realidad son siempre los mismos), nuestra propio entusiasmo en ocasiones semitraspuesto, etc.
Me agradó apreciar lo que se veía entre gestos, palabras inacabadas, miradas cruzadas, de una familia y de unos cercanos que se han propuesto ayudar a un ser humano que ha tomado la enfermedad con gran entereza de ánimo y luchar por todos los que como en su caso comparten un diagnóstico. Y veo también ese cansancio que camina al lado de quienes ven el pragmatismo menos edulcorado, más ácido en momentos concretos, son aquellos a los que se les acaba el día cuando comienza a brillar el sol en las alturas... Me llevó a pensar que en realidad somos todos tan iguales...
Hoy leo que ha tenido el documental de Bosch un gran éxito en el Festival de cine iberoamericano en Brasil, concretamente en Fortaleza, una distinguida aunque ligeramente decadente ciudad bañada por un Atlántico que sabe más a samba y a caipirinha que a enfermedad neurodegenerativa... hasta ayer en que se introdujo en las mentes de todos los que vieron a Pascual Maragall diciendo que no se rinde y que en breve estará ya finalizado un edificio para albergar a investigadores con una sola misión: frenar la evolución de la enfermedad que en España afecta ya a, posiblemente, más de 800.000 perosnas. (¿Cuándo se va a hacer un estudio epidemiológico en serio...?)
¿Cómo te gustaría que fuera esta película?,  le preguntó Bosch a Maragall, y se puede apreciar en el primer fotograma... A lo que él responde: "Divertida".
Genio y figura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario