miércoles, 29 de junio de 2011

ECONOMÍA Y ALZHEIMER.


¡En cuántas ocasiones he de ser prosáico y comentar a las familias que piensen en el dinero que tienen o tiene el enfermo para su cuidado futuro...!. En algunas ocasiones me llegué a preguntar si es aspecto mío... Y sí, lo es, porque conozco, como lo conoce cualquier profesional que desempeñe su trabajo en el mundo de las demencias, los problemas con los que se va a encontrar a partir de ese momento esa familia, y por ende el paciente, en lo que a atención y cuidados se refiere.
En nuestro país, un paciente con patología Alzheimer en un estadío que precisa control, si no tiene familia directa, tiene dos posibilidades: o es rico y puede ser atendido por personas ajenas a él en su propio domicilio o en un centro residencial privado, o es muy pobre, pero que muuuuuuy pobre y puede ser atendido en un centro residencial de titularidad pública. Los demás lo tienen bastante mal...
La patología Alzheimer va a pesar cada vez más en la economía mundial a medida que la población envejece. Entre 24 y 37 millones de personas se estima que en el mundo sufren una demencia incurable, una cifra que podría llegar a 115 millones de aquí al año 2050. Se cree que su costo es el 1% del PIB mundial. Si fuera un país, ocuparía el puesto 18º de la economía mundial, en términos de PIB, según leo en un periódico especializado.
Según George Vradenburg, de la USAAgainstAlzheimer, los países occidentales serán los más dañados tras esta crisis económica mundial que va a disminuir el apoyo a la salud y los apoyos sociales para este tipo de pacientes.

martes, 28 de junio de 2011

CATARATAS Y ALZHEIMER.

Acaba de ser publicado un artículo escrito por la Dra. Celia Sánchez-Ramos, profesora en la Complutense de Madrid y candidata al Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, que defiende una técnica por la que se puede llegar a detectar el Alzheimer de manera precoz, mediante el estudio de los péptidos que se encuentran en los desechos extraidos del interior del cristalino del ojo tras las intervenciones de cataratas.
La patente fue ya efectuada en el año 2009. Su soporte son las intervenciones de cataraas de las que en España se llegan a efectuar entre 260 y 300.000 al año.
El origen de su estudio proviene de las investigaciones del biólogo americano Larry Goldstein, quien determinó que en el hipocampo había unos depósitos de péptidos (proteinas beta amiloide) que podrían llegar a ser los causantes del Alzheimer.
La Dra. Sánchez-Ramos destacó en su presentación del estudio que el diagnóstico de los péptidos tras la intervención de catarartas se puede hacer en 24 horas.
Las cataratas afectan al 40% de las personas entre 70 y 75 años, porcentaje que se incrementa cuantro más mayor se hace el ser humano.

lunes, 27 de junio de 2011

DEMENCIA Y MODO DE ALIMENTARSE.

Leo en Archives of Neurology un artículo que, de nuevo, hace referencia a la relación que se aprecia entre seguir una dieta baja en grasas saturadas e índice glucémico bajo para modular el riesgo de desarrollar demencia, aunque cambiar estos hábitos no variaría el diagnóstico futuro en aquellas personas que ya sufren tal enfermedad (¿se sabe a ciencia cierta ya...?, pregunto a los autores del artículo desde aquí).
En realidad ya se viene diciendo desde hace años la relación estrecha que existe entre obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares , niveles de hipercolesterolemia e índice de envejecimiento cerebral patológico. Lo que añade el artículo es la salvedad de que variar tales aspectos NO son productivos en los pacientes que ya sufren tal diagnóstico y que se cada día se conoce mejor (nunca al 100%) por pruebas de laboratorio o marcadores biológicos (estudio LCR).
El estudio no sigue en demasía a personas con dietas bajas en carbohidratos y lípidos así como con dietas de contenido elevado, pero al aprecer sí aprecian ya en los distintos tests efectuados las diferencias entre ambos grupos.
Se sepa en ciencia cierta o no, es buen momento para seguir concienciando a la sociedad en que el futuro se protege cuanto antes, desde niños, dándoles ejemplo de lo que sí deben y de lo que NO deben hacer cuando sean adultos. Y éso se hace mediante el "coping" del que hablan los americanos, o "copiando" como decimos aquí las formas sanas de alimentarnos y de tratar nuestra "maquinaria" orgánica. Les ha costado a nuestros "inteligentísimos" dirigentes hacer una normativa para evitar que los niños accedan a las máquinas de dulces o de bebidas excesivamente saboreadas. Ahora solo falta que escuchen a todas las sociedaes científicas del país para hacer ver a la industria alimentaria que pueden seguir ganando sus buenos dineros con otro tipo de alimentos que cuiden más a nuestro cuerpo para que nos dure el mayor tiempo posible en condiciones las más de aceptables.

domingo, 26 de junio de 2011

¿MEDITACIÓN-RELAJACIÓN EN PACIENTES CON DEMENCIA...?

Estoy valorando desde hace ya bastante tiempo un ejercicio que efectúo con pacientes afectos de DTA. Se trata de meditación-relajación. Sé que no es lógico, la esencia de tal práctica no se usa en este tipo de pacientes, pero de alguna manera está funcionando. No en todos. No de igual manera, pero sí en una proporción bastante a tener en cuenta se logra que su control sea más "ecológico", menos artificial. Fundamentalmente en aquellos que presentan mayor inquietud psicomotriz y ello revierte en su deterioro posterior. Lo llevo a cabo de manera que "copien" mi actitud, en grupos pequeños y con un ambiente acorde con la expectativa que busco.
En ocasiones, los terapeutas nos obstinamos en rechazar o en no ver, que puede parecer lo mismo, terapias que en otras situaciones, en otras personas, da resultados positivos. Yo sé hasta donde puedo y hasta donde NO podré llegar, pero ¿comprendemos el límite de cada enfermedad?, ¿o nos obstinamos en querer encontrar donde no se podrá encontrar nunca o dejar de buscar cuando es posible que se pueda todavía hallar algo...?.
Reivindico desde hace mucho la peculiareidad de todos nosotros. No somos en absoluto iguales ninguno... para bien o para mal, pero en Terapia, en Medicina, hemos de grabárnoslo con letras de fuego en nuestro interior.
Seguiré informando.

viernes, 24 de junio de 2011

DONAR CEREBROS

Se acaba de publicar en la revista Genome Medicine un estudio en el que han participado diferentes especialistas españoles: el genetista Agustín Ruiz, las Dras. Carmen Antúnez y Merce Boada, etc. Se ha llevado a cabo mediante un estudio completo del genoma, algo novedoso, porque hasta ahora no existían datos del genoma completo de los pacientes diagnosticados de Alzheimer en nuestro país. Se han analizado más de un millón de marcadores genéticos de 1.100 individuos.
El nuevo marcador genético de ha localizado en la región MS4A en el cromosoma 11 y su característica es que ejercería un papel protector del sistema inmunitario frente a la enfermedad de alrededor del 10%, en contra a los marcadores que representan el riesgo de contraer la enfermedad.
Este hallazgo da información acerca del por qué miembros de una misma familia contraen o no la enfermedad, y también ayudará a crear fármacos con mayor precisión terapéutica.

La información descubierta justifica la importancia de los biobancos (¡nada que ver con esos otros...!) , gracias a los que se puede avanzar en el estudio pormenorizado de las áreas que generan enfermedad y con las que se descubre el mecanismo patológico. 
Se debiera animar más a donar nuestros cerebros para la investigación cuando muramos, sean normales o no normales, aunque ¿qué es normal... y qué no lo es...? 

jueves, 23 de junio de 2011

BICICLETA, CUCHARA, MANZANA

Tardé en ver el documental que, acerca de Pascual Maragall, "Bicicleta, cuchara,manzana" dirigió Carles Bosch. No por nada especial, pero cada vez que me invitaban a verlo tenía un compromiso adquirido con anterioridad. Sin embargo, en las pasadas Jornadas Aragonesas de Alzheimer tuve la suerte de poderla ver. Y me emocionó.
Me gustó la realidad de la situación dentro de otra realidad que es muy poco real (usado el término real con mucha realidad...) para el resto de pacientes afectados, reconozcámoslo. Sin embargo, debe reconocerse que el protagonista del documental no es cualquiera... Y allí radica la importancia. No en él, solamente, sino lo que él representa. Un político influyente, que supo amalgamar a mucha gente en torno a un proyecto de envergadura, con contactos de gran calibre, era/es un sujeto ideal para reimpulsar la investigación, la sensibilidad dormida de los poderosos (que todavía los hay... en realidad son siempre los mismos), nuestra propio entusiasmo en ocasiones semitraspuesto, etc.
Me agradó apreciar lo que se veía entre gestos, palabras inacabadas, miradas cruzadas, de una familia y de unos cercanos que se han propuesto ayudar a un ser humano que ha tomado la enfermedad con gran entereza de ánimo y luchar por todos los que como en su caso comparten un diagnóstico. Y veo también ese cansancio que camina al lado de quienes ven el pragmatismo menos edulcorado, más ácido en momentos concretos, son aquellos a los que se les acaba el día cuando comienza a brillar el sol en las alturas... Me llevó a pensar que en realidad somos todos tan iguales...
Hoy leo que ha tenido el documental de Bosch un gran éxito en el Festival de cine iberoamericano en Brasil, concretamente en Fortaleza, una distinguida aunque ligeramente decadente ciudad bañada por un Atlántico que sabe más a samba y a caipirinha que a enfermedad neurodegenerativa... hasta ayer en que se introdujo en las mentes de todos los que vieron a Pascual Maragall diciendo que no se rinde y que en breve estará ya finalizado un edificio para albergar a investigadores con una sola misión: frenar la evolución de la enfermedad que en España afecta ya a, posiblemente, más de 800.000 perosnas. (¿Cuándo se va a hacer un estudio epidemiológico en serio...?)
¿Cómo te gustaría que fuera esta película?,  le preguntó Bosch a Maragall, y se puede apreciar en el primer fotograma... A lo que él responde: "Divertida".
Genio y figura.

miércoles, 22 de junio de 2011

SÍNTOMAS y síntomas...

En no pocas ocasiones el enfermo nos confunde. Sus síntomas no coinciden plenamente con la forma en que hemos constatado que debiera evolucionar. Y es que nos cuesta todavía asimilar que todos somos tan diferentes... Nuestro genoma humano del que tantos misterios está desgranando nuestro colega Dr. López Otín, es, como no podía ser de otra forma, único para cada uno, y además se influencia de su historia pasada, de su biografía sentimental, laboral, del ambiente, de lo que le rodea, de sus familiares, de sus compañeros, de todo. Por eso, existen momentos en los que nuestra mente no comprende lo que les sucede, no comprende la incomprensión, no entiende lo anormal de lo anormal... Los clínicos hemos aprendido a seguir una especie de protocolo no escrito por el que discurre nuestro pensamiento de entender lo inentendible. Y así posibilitamos que una simple odontalgia pueda generar un conato de angustia o de inquietud psicomotriz no controlable, teniendo que acudir al fármaco ansiolítico o neuroléptico o... para solucionar la situación. Que no la soluciona... además. Una simple aspirina sí lo haría. Yo suelo decir a los estudiantes y a los cuidadores familiares de este tipo de pacientes que piensen en un niño que todavía no sabe expresar sus sentimientos primarios. Lo entienden mejor si son mujeres, y de ellas quienes han sido madres. Que no debería ser así... Ellas han visto crecer a sus hijos y han "adivinado" esas molestias que transformaban el carácter de sus niños. Entienden mejor de lo que les hablo.  Cualquier dolor, cualquier dispepsia digestiva, cualquier sensación de inestabilidad es o puede ser, punto de partida para que se asuste el propio paciente y el cuidador, y provoque una respuesta terapéutica exagerada por parte del médico en el caso de que no esté presente y haya dejado por escrito cómo actuar ante las vicisitudes varias que pueden acompañar la rutina del día a día del paciente. 
Muchas veces se habla de la abundancia de farmacoterapia que generamos con estos pacientes, y posiblemente mucho de cierto haya en tal afirmación... 

miércoles, 15 de junio de 2011

MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Una de las actividades que desarrollo añadidas a mi labor profesional es la de dirigir una publicación periódica en el hospital en donde trabajo y que se envía a profesionales de la salud mental en España. Es una revista tipo magazine que combina entrevistas, arte, crítica literaria, ecología, etc. Una de las secciones la componen tres entrevistas de las que casi siempre me ocupo yo. Suelen ser personas conocidas a nivel nacional las más de las veces y a nivel autonómico otras menos. Todas ellas con algo en común: son personas que tienen algo que decir, que hacen algo por los demás. Una de las que saldrá en el próximo número es Enrique Beotas, un periodista de amplio recorrido en su profesión, director y presentador de un programa sanitario en la radio española, que ha pasado por todas las emisoras a nivel nacional y que en la actualidad se escucha en Punto Radio, La Rebotica. Le pregunté cuál era bajo su punto de vista la enfermedad de este milenio. La pregunta no buscaba la respuesta que me dio, pero es que la realidad... es terca. Sí, su respuesta fue La Enfermedad de Alzheimer. Se extendió luego sobre la forma en que él ve cómo se comporta clínica y sobre todo socialmente... Y me dio que pensar en la importancia que los medios de comunicación, desde fuera, desde lo lejos que en ocasiones les vemos, tienen para concienciar a la ciudadanía. Y aunque a él personalmente la televisión no le agrada como medio para su forma de trabajar, ¡qué importancia tiene la televisión!. Aunque yo la vea cada vez menos, aunque me repugne ver ocasionalmente (excepcionalmente unos instantes para poder opinar luego), esos programas que manipulan al observador con pretendidas comportamientos que nunca sentarán cátedra, que usen demagógicamente  a sujetos pagados para teatralizar conductas, fichados a precios tan desorbitados con los que se podrían avanzar proyectos de investigación contratando a muchos jóvenes profesionales, y no tan jóvenes, con objetivos de mejorar la calidad de vida ciudadana... Me indigno, yo también, al ver esta sucesión de pérdidas de oportunidades de hacer una televisión eficaz... y también ganando dinero, sí. No me creo que se puedan hacer shares de audiencia con mediocridades solamente, ¿no se ven programas científicos o de literatura cuando se hacen con corrección...?. Leía hace unas fechas al director de una cadena nacional diciendo que hacía televisión para poner publicidad... Lamentable.
¿Qué se podría hacer con una televisión con contenidos sanitarios y sociosanitarios?. Piensen y coméntelo luego con los que tengan al lado. Y luego a éstos díganles que hagan lo mismo con otros. Y así...
Menos mal que nos queda la radio, un medio serio y reconocido por todo el mundo, que a fuerza de pensar en su desaparición cuando llegó la televisión aumentó su audiencia, ¿se acuerdan?.
Enrique Beotas, conocedor del medio, conocedor de los sanitarios desde hace más de veintitantos años, sabe reconocer que la vida es más que la princesa del pueblo o que el individuo resentido socialmente que tiene a su lado.
Este fin de semana presento junto a la presidenta de AFEDAZ, Pilar Lahera a las autoras y al editor de un cuento para niños (¡ojo!, nuestro futuro) que habla de cómo se ha de tratar a los abuelos enfermos de este mal (trabajar valores) que me da pie para hablar con quien quiera escucharme (La abuela necesita besitos, de Ana Bergua y Carmen Sala. Editorial Proteus). Es enternecedor saber que aún quedan personas que estimulan los valores a nuestros pequeñines para evitar que se olviden, para que no se esfumen y dejen de hacerse realidad y caigan en el olvido haciendo suya la ya famosa frase del replicante Roy Batty de Blade Runner: "Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán... en el tiempo... como lágrimas en la lluvia".

sábado, 4 de junio de 2011

BIOMARCADORES EN LCR: la opción de saber que se tiene la enfermedad.

Uno de los momentos más difíciles para cualquier persona que presenta alteraciones sugerentes de sufrir una demencias tipo Alzheimer(DTA) es cuando se le propone la posibilidad de saber muy ciertamente si es poseedor de la enfermedad.
Hoy se orienta a utilizar el estudio del líquido cefalorraquídeo (LCR), en el que pueden hallarse biomarcadores patognomónicos de la enfermedad. Concretamente, existe una disminución de beta 42-amiloide. Y más aún, se sabe que en pacientes portadores del alelo E4 del gen APOE se inicia esta disminución, aun poseyendo una cognición normal y sin aparecer cualquier otro síntoma que induzca a la sospecha. También existen estudios acerca de los hallazgos patológicos de la proteina TAU total y la TAU fosforilada. Ambos biomarcadores probablemente reflejan la intensidad de la degeneración neuronal y el daño cerebral y se alterarían con posterioridad a la alteración de la Beta 42 -amiloide. Así se ha apreciado el deterioro de pacientes con deterioro cognitivo leve a enfermedad cuando los niveles de TAU total presentan una mayor progresión cognitiva.
Sin embargo, existen al menos dos aspectos a tener en cuenta para asentir que hay limitaciones para que la prueba diagnóstica sea rutinaria: 1) es una prueba cruenta: hay que hacer punción lumbra, que es cruenta y con algunas limitaciones, por ejemplo con tratamientos anticoagulantes, 2) los puntos de corte entre normalidad y patología pueden variar de un laboratorio a otro.
En el último congreso monográfico de Alzheimer en el que estuve hace unos meses se habló de esta técnica como la más plausible para efectuar él diagnóstico de la DTA. No obstante, vuelvo a la situación de la persona que se encuentra ante la disyuntiva de saberlo o no querer saberlo.Si lo quiere saber, puede ser orientado en primer lugar para dilucidar cuanto antes las dudas que le ciernen. También para ordenar su futura vida, sus ahorros, sus lo que sea... Pero la duda la va a seguir teniendo porque el saber que se poseen estas alteraciones proteínicas en el LCR no quiere decir que la enfermedad con su sintomatología invalidante se sufrirá en uno, tres, diez o veinte meses o años. Ésto todavía no se conoce.
Mi impresión, muy personal, es que se prefiere vivir de espaldas a la realidad. No sé qué es menos doloroso, si saberlo o intuirlo o ser totalmente ignorante a ello.
En conversaciones con pacientes que sí saben que la tienen, lo que más le preocupa es la dependencia de otros.