viernes, 27 de mayo de 2011

ASOCIACIONES DE FAMILIARES DE ENFERMOS

Admiro a las Asociaciones de Familiares de Enfermos de Alzheimer. Sé que no digo nada original... pero hoy, hablando con Pilar, la Presidenta de AFEDAZ, y ver el entusiasmo que ponía en la semana del Alzheimer de este año, cómo sentía su programación (recordemos que este año se ha catalogado como El Año del Alzheimer), me he dicho que debía decirlo en voz alta.
La mayoría de las veces, los humanos no agradecemos lo que otros hacen por nosotros, aunque lo veamos, que no siempre lo vemos... Y no es por maldad o menosprecio... solamente no pensamos que es bueno decirlo, como también lo es decir te quiero o qué contento estoy que estés a mi lado...
Ser o haber sido familiar de un paciente con Alzheimer justifica en muchos casos no querer saber más de esta enfermedad... sí. No lo comparto, pero lo comprendo. Se sufre mucho, se agota demasiado por los cuidados diarios, por los problemas constantes de todo tipo...
Lo que sucede es que dar la espalda a otros a los que uno mismo puede ayudar no siempre es positivo... vamos nunca.
Me dijo una vez un monje budista que nadie nos salva sino nosotros mismos, que nadie puede ni nadie debe. Solo nosotros caminamos por nuestro camino, solo nosotros nos encontramos a diario con nuestras sombras...

No hay comentarios:

Publicar un comentario