martes, 29 de marzo de 2011

LA INFORMACIÓN SIEMPRE ES BENEFICIOSA


Me pide una lectora del blog, que cuente nuevas aportaciones al diagnóstico de la demencia tipo Alzheimer (DTA). Voy a hablar de dos. Una, curiosa, proveniente del otro lado del Atlántico, de EE.UU. concretamente de la Universidad de Florida, en donde el investigador Gary Arendash, ha conseguido observar en ratones lo positivo que es la cafeina para reducir los niveles de proteina beta amiloide cerebral. Mantiene que podría ser la cafeína una molécula, no solamente importante a nivel preventivo, sino segura y fácilmente penetrante en el cerebro para afectar al desarrollo de la patología. Los resultados, a nivel práctico, demostraron en los ratones, que mejoraba la memoria inmediata, por lo que sería orientable a pacientes con Defecto Cognitivo Leve. La dosis diaria efectiva, afirma el investigador, sería en torno a la que contiene cinco tazas de café.

La otra información proviene del Hospital Clínico de Barcelona, desde donde el Dr. Molinuevo y su equipo afirman que los portadores de mutaciones del gen de la presenilina 1 (PSEN1), asociada al desarrollo de la DTA de inicio muy precoz ( sobre los 40 años) presentan una disminución del nivel de la proteina beta-amiloide en el líquido cefarrolaquídeo entre 10 y 15 años antes de que aparezcan los síntomas de la DTA. Los investigadores han observasdo que hasta unos 7-10 años antes de este momento, los valores están aún dentro de los límites de la normalidad, es decir, pueden confirmar claramente que están disminuyendo, acercándose a los límites anormales, pero con la implicación de que aún se consideran normales. Además, se puede detectar una alteración en el nivel de la proteina TAU relacionada con la gravedad y la evolución de la enfermedad: cuanto más síntomas presenta un paciente, mayor es el nivel de la proteina. Y más aún, comienza a apreciarse mediante pruebas de neuroimagen, una diferencia significativa en la pérdida de sustancia gris en el cerebro respecto a aquellos pacientes que tienen los niveles normales de TAU. Por lo tanto, estos hallazgos sugieren que la proteina TAU se correlaciona muy bien con la aparición de los síntomas y con la pérdida de sustancia gris, mientras que la 8-amiloide representaría un marcador mucho más precoz, lo que podría ser de utilidad para realizar el diagnóstico de esta enfermedad en las fases más tempranas y poder ensayar nuevas alternativas terapéuticas muchos años antes del desarrollo de los primeros síntomas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario