jueves, 31 de marzo de 2011

BENDITOS ROEDORES

Tampoco a mí es un animal, el ratón, que me inspire demasiado cariño, simpatía o dulzura. Sin embargo, se le debiera hacer un monumento de agradecimiento por parte de la humanidad. Son tantos y tan variados los avances que han posibilitado por prestar su cuerpo para que la ciencia experimentara en él enfermedades y tratamientos... Hoy, sin ir más lejos, mediante ingeniería genética se puede reproducir en ellos enfermedades que asolan a los humanos. Un caso concreto entre muchísimos es el que acabo de leer en la prensa especializada de nuestro país: Los resultados preliminares de una línea de investigación dirigida por Isidre Ferrer, del Itto. de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell), sugieren que las terapias destinadas a intentar frenar el proceso de apoptosis neuronal durante la fase prodrómica de la DTA podrían contribuir a retrasar la aparición de los síntomas de esta patología. Están en marcha diferentes estudios en modelos transgénicos de ratón con la DTA en los que se han probado diferentes estrategias terapéuticas, como frenar el deterioro de las mitocondrias, actuar sobre los receptores específicos de moléculas en las que se han detectado efectos potenciales en el desarrollo de la enfermedad, obstaculizar el tránsito de oxígeno en el interior de las neuronas y modular aspectos epigenéticos.

Los resultados preliminares son alentadores, ya que se ha logrado que los síntomas de la enfermedad, que normalmente aparecen en un período de seis meses en estos animales, retrasaran su inicio hasta los 9-10 meses. Considerando que un ratón vive 24 meses, los 4 meses de retraso conseguidios se traducirían en varios años en el caso del humano.

martes, 29 de marzo de 2011

LA INFORMACIÓN SIEMPRE ES BENEFICIOSA


Me pide una lectora del blog, que cuente nuevas aportaciones al diagnóstico de la demencia tipo Alzheimer (DTA). Voy a hablar de dos. Una, curiosa, proveniente del otro lado del Atlántico, de EE.UU. concretamente de la Universidad de Florida, en donde el investigador Gary Arendash, ha conseguido observar en ratones lo positivo que es la cafeina para reducir los niveles de proteina beta amiloide cerebral. Mantiene que podría ser la cafeína una molécula, no solamente importante a nivel preventivo, sino segura y fácilmente penetrante en el cerebro para afectar al desarrollo de la patología. Los resultados, a nivel práctico, demostraron en los ratones, que mejoraba la memoria inmediata, por lo que sería orientable a pacientes con Defecto Cognitivo Leve. La dosis diaria efectiva, afirma el investigador, sería en torno a la que contiene cinco tazas de café.

La otra información proviene del Hospital Clínico de Barcelona, desde donde el Dr. Molinuevo y su equipo afirman que los portadores de mutaciones del gen de la presenilina 1 (PSEN1), asociada al desarrollo de la DTA de inicio muy precoz ( sobre los 40 años) presentan una disminución del nivel de la proteina beta-amiloide en el líquido cefarrolaquídeo entre 10 y 15 años antes de que aparezcan los síntomas de la DTA. Los investigadores han observasdo que hasta unos 7-10 años antes de este momento, los valores están aún dentro de los límites de la normalidad, es decir, pueden confirmar claramente que están disminuyendo, acercándose a los límites anormales, pero con la implicación de que aún se consideran normales. Además, se puede detectar una alteración en el nivel de la proteina TAU relacionada con la gravedad y la evolución de la enfermedad: cuanto más síntomas presenta un paciente, mayor es el nivel de la proteina. Y más aún, comienza a apreciarse mediante pruebas de neuroimagen, una diferencia significativa en la pérdida de sustancia gris en el cerebro respecto a aquellos pacientes que tienen los niveles normales de TAU. Por lo tanto, estos hallazgos sugieren que la proteina TAU se correlaciona muy bien con la aparición de los síntomas y con la pérdida de sustancia gris, mientras que la 8-amiloide representaría un marcador mucho más precoz, lo que podría ser de utilidad para realizar el diagnóstico de esta enfermedad en las fases más tempranas y poder ensayar nuevas alternativas terapéuticas muchos años antes del desarrollo de los primeros síntomas.

domingo, 13 de marzo de 2011

HASTA EL FINAL TODO ES IMPORTANTE.

En ocasiones debiéramos pensar qué será de nosotros si llegara un momento en que no tuviéramos capacidad de razonar, de explicar nuestros deseos o convicciones.
La semana pasada tuve la oportunidad de formar parte de un grupo pequeño de profesionales de la salud de diferentes disciplinas y lugares de España para hablar de ética. Más aún, de ética relacionada con nuestro trabajo. Es muy práctico reinventarnos de vez en cuando en torno a aquello que se relaciona con nuestra vida y la de otros que en un momento de su... vida, nos la colocan (la suya) para que la orientemos.
Y hablamos bastante del documento de últimas Voluntades o llamado también Testamento Vital. O lo que es lo mismo, escribir qué es lo que, llegado el momento, desearíamos que fuera lo que quedara de nuestra vida. O lo que es también lo mismo, lo que NO querríamos que fuera o se llegara a hacer con ella.
A mí me cuesta comprender el por qué se admira la espiritualidad de algunos pueblos y cómo luego despreciamos hacerlo a nuestra forma y manera, independientemente de creencias. Observo que el acercamiento al mundo de las prácticas de control físico y psíquico es progresivamente mayor. Yoga, meditación y otras técnicas son "traducidas" a nuestra forma de ser y vivir. Hablaba hace un tiempo con Ramiro Calle, posiblemente el más importante maestro de yoga de España, que más textos ha escrito acerca de estas formas de expresión mental y corporal, cuánto daño habían hecho algunos farsantes que se traían la parafernalia color azafrán a nuestros ambientes y fracasaban el intento de otros que poseían mucha verdad en ellos y cuánto bien podían hacer por todos. Y me daba la razón y me remitía a artículos (muchos, doy fé) en los que su crítica hacia ellos es feroz. Él mantenía también que nuestro ambiente no es el de esos países en donde nacieron tales técnicas (repito muchas veces la palabra técnica, a conciencia, por si existe todavía alguien que la quiere reinterpretar hacia otro signo del que nunca se ha sentido poseedora), y que la manera de usarlas debe ser de otra forma, sintiéndolas de manera distinta, aunque en el fondo tenga un tronco común. Y hasta, probablemente, si fuéramos a vivir a estos pueblos, con sus culturas y costumbres ancestrales, volveríamos a cambiar nuestra visión y formaríamos parte de ella... Todo es cuestión cultural.
Decía todo lo anterior para que "copiemos" algo de sus pensamientos y demos trascendencia al último período de nuestra vida como hacen en estos ambientes más... espirituales. Homenajear a nuestra vida hasta el último instante. Querer la vida hasta el último momento de la forma que queramos puede formar parte también de querer y querernos. Nuestro ambiente es otro Benarés, pero podemos darle igual vivencia.
De éso y de muchas cosas más hablamos. Y coincidimos en que debemos comenzar ( o seguir ) en dar a conocer esta posibilidad sin que nos sintamos mal. El mejor momento en hacerlo es cuando todavía estamos bien y nuestros pensamientos son coordinados.