domingo, 27 de febrero de 2011

RECICLARSE

Como cada año he estado reciclándome en un Curso Nacional sobre la Demencia tipo Alzheimer, impartido por grandes científicos y clínicos españoles que nos han permitido saber en qué momento se encuentra la investigación en sus variados niveles y poder hablar de tú a tú sobre nuestras dudas, nuestras observaciones, aportaciones, etc... Resulta más normal que cuando lo hacemos por e-mail o en revistas. El contacto humano acerca, es obvio, y debe decirse. En ocasiones nos encerramos, todos, demasiado en nuestros trabajos y despachos y es bueno que, al menos una vez al año, o incluso cada dos años, compartamos nuestro interés por esta enfermedad.
Entre lo nuevo en materia diagnóstica se insta a usar la punción lumbar (con todos sus inconvenientes) para hallar el amiloide en el Líquido cefalorraquídeo y estudiar su concentración para trabajar acerca de la evolución de la enfermedad. Actualmente se efectúa en muy pocas ocasiones por los inconvenientes que tiene. Aprovecho a decir que este mes que entra se pone a la venta el kit de diagnóstico de la enfermedad. Valdrá 800 euros.
También se habló de tratamientos. Da la sensación de que no aparecerá nada nuevo en algunos años porque la letrapiridina, el que más posibilidades tenía por salir a la luz, no ha sido eficaz, y la actuación sobre la gamma-secretasa ha generado abundantes efectos secundarios por lo que se ha desechado también. De lo que sí se espera buenos resultados es del tratamiento con vacunas, de las que en nuestro territorio existe uno de los investigadores más comprometidos con esta línea de investigación, el prof. Sarasa quien dirige un equipo de veinte investigadores dedicados a buscar respuestas al por qué la proteina beta amiloide se torna tóxica y aniquiladora para nuestras neuronas y desencadena un mal que en Aragón afecta a más de 14.000 personas y entre 700.000 y 1.300.000 ciudadanos. Este mes ha comenzado en Austria la fase de actuación sobre humanos tras la experimentación exahustiva en animales.
Se habló mucho en cambio acerca del papel preventivo de una dieta exenta de grasas y abundante en Acido Fólico, folatos, y vitamina B, y por supuesto en líneas generales de la Dieta Mediterránea. Acaba de publicarse un estudio hecho en Oxford que debido a su amplitud de personas testadas se le está dando mucha importancia. ¿Seremos capaces de pensar de una vez por todas en prevención?. Se animó a que instemos a todos nuestros pacientes y no pacientes al ejercicio físico y comer de una manera consciente. Decía un gran investigador aragonés: "Coman de todo pero en plato de postre". Se reiteró la importancia de diagnosticar prontamente el DCL (Defecto Cognitivo leve), un estado entre envejecimiento normal y demencia, que provoca a los 2-4 años una franca demencia y a los 6 años, un 80% de ellas.
Se está investigando mucho en el papel de mitocondria de las células humanas. Y más en concreto el de las mujeres que son las probables portadoras, según muchos, de la patología para trasladarla a la próxima generación.
Se habló del papel tan importante que tienen los Centros de Día en la estimulación y mantenimiento para evitar la velocidad en degradarse la enfermedad, siempre con personas formadas específicamente en esta enfermedad.
También se destacó la importancia diagnóstica de la neuroimagen: SPECT y PET con marcadores biológicos como el 123 I-FP-CIT que marca el transportador de recaptación presináptica de dopamina (DAT) y permite evaluar la pérdida funcional de terminales neuronales dopaminérgicas, o el 99m TcHMPAO y el 99mTc-ECD, radiofármacos del metabolismo de la glucosa (actividad neuronal) y en consecuencia marcador de neurodegeneración.
Debido a los recortes presupuestarios se ha frenado en algunos casos, demasiados siempre en ciencia, el avance en torno a la enfermedad. No obstante, soy de los que creen que deberíamos dejar de ser tan obsesivos en cuanto a que las carencias económicas son las causantes de que el final de la enfermedad no llegue. Yo creo que sí, por un lado está esa causa, pero por otra está el enlentecimiento burocrático excesivo y la necedad intermedia de sectores que no permiten actuar sobre el todo (nosotros y los que vienen tras de nosotros) y se quedan mirando su ombligo. Nunca como ahora se había investigado tanto. Los mediterráneos somos muy plásticos neuronalmente, nadie tiene tanta "chispa" como nosotros. No hay más que oírselo decir a quienes se han ido fuera a trabajar profesionalmente. Elllos son los primeros en darse cuenta. Por lo que yo animo a, unos desde ese lado, otros desde las trincheras, como es mi caso, otros desde el correcto uso de nuestros dineros, los políticos, y los que más, haciendo uso correcto de todas las recomendaciones que hacen los que de esta enfermedad saben algo para evitar el incesante gasto de recursos públicos y privados que acarrea su control ... o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario