sábado, 19 de junio de 2010

ESCUCHANDO A OTROS DEMENCIÓLOGOS.

Una de las autoridades a nivel mundial acerca de la Demencia tipo Alzheimer (DTA) ha estado en nuestro país recientemente. Se trata de Serge Gauthier, investigador demeciólogo de la Universidad de McGill. Se le preguntó acerca de cuál, en estos instantes, era la prueba diagnóstica más fiable en torno a esta enfermedad, y su respuesta fue a favor de la medición del metabolismo de la glucosa a través de la PET-FDG. A su juicio es, incluso, más económico que la resonancia magnética, por lo que debería estar seleccionada a partir de los 60 años. Aún así se mostraba crítico acerca de cuál era más eficaz y eficiente. Por ejemplo, en USA no se suele hacer la punción lumbar para diferenciar las demencias, por ello, no podrá compararse con las otras pruebas existentes y que, curiosamente, sí se hacen junto con la punción, en Europa. Por eso, la solución vendrá de Uds. los europeos, afirmó.
Cree, el Dr. Gauthier, que la influencia de la presión arterial, el índice de masa corporal, el colesterol, la actividad física, el nivel cultural y la sociabilidad son aspectos influenciables en esta patología. Él está especializado en pacientes Alzheimer en torno a los 50 años, que comienzan a padecer trastornos de memoria y otros fallos cognitivos.
Aquí, en España, somos conscientes que muchas de las demencias tipo Alzheimer que vemos en edades avanzadas comenzaron a dar síntomas a temprana edad, la década de los 50, como afirma el Dr. Gauthier. El punto de inflexión es, ¿qué es un fallo cognitivo (olvidos, despistes, desorientación...) a esta edad?, ¿... es siempre el preámbulo de una demencia...?, ¿preocupa...?.
La experiencia me proporciona poder contestar que no siempre es el comienzo de una patología neurodegenerativa como la conocemos en sus últimos estadíos, pero sí puede ser un "aviso" para corregir nuestra vida, poder darle más importancia al uso positivo de nuestra mente, nuestro cerebro, nuestra alimentación, etc... y que en otras ocasiones sí es el comienzo de una enfermedad más agresiva cuanto más joven se es. El siglo XX y XXI es el siglo de las estadísticas y sabemos que, como dice nuestro colega estadounidense, las influencias son muy variadas en una enfermedad de la que desconocemos la causa, aunque sí conocemos sus causas. Las cifras están allí, solamente hay que buscarles en cualquier página web de la OMS o de sociedades científicas nacionales. Por ello, es útil incidir sobre todo lo que puede influenciar una madurez y una vejez libres, independientes, y dejar la preocupación de lado para acudir cuanto antes al médico, ser totalmente franco en sus dudas y temores y dejar a él que, a partir de entonces, se preocupe en hacerle las pruebas pertinentes para dilucidar su momento.
El Centro Reina Sofía para Alzheimer, en Madrid, acaba de recibir la luz verde para hacer un estudio de campo con personas que tienen 60 años y hacerles pruebas específicas para saber cómo puede existir en ellos relación entre envejecimiento cerebral-Demencia tipo Alzheimer y hacer profilaxis de esta enfermedad si existen dudas sensatas para ello. Me alegro. Otros, pedimos hacerlo aquí, en nuestra comunidad aragonesa con diferentes consejeros sanitarios de nuestro gobierno autonómico y todavía estamos esperando la respuesta... en el mejor de los casos. Creíamos que la prevención era el mejor de los tratamientos.
Se le preguntó también al Dr. Gauthier sobre si se decantaba hacia algún tipo concreto de tratamiento farmacológico de los inhibidores de la acetilcolinesterasa o de la memantina. Contestó lo que contestaríamos todos: sí es útil utilizarlos pero sabiendo que su acción no es general en todos los pacientes, y que en aquellos en los que su uso funciona, lo es durante un período corto de tiempo. Lo que sí es útil es reconocer que todo paciente demente es único, y que sus trastornos neuropsiquiátricos también lo serán, y que para ellos deberán saberse utilizar los fármacos útiles para ellos: antidepresivos, antipsicóticos, ansiolíticos, estabilizadores del humor, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario