martes, 26 de marzo de 2019

A VUELTAS CON DIABETES, ALZHEIMER Y DEMÁS


Según leo en la revista Diabetes Care, psicólogos de la Universidad del Sur de California, han demostrado que los pacientes con diabetes tipo 2 no tratada, desarrollan los signos de enfermedad de Alzheimer 1,6 veces más rápido que las personas que no tienen diabetes. Una vez más, se confiere que la enfermedad, multifactorial, puede retrasarse algo con nuestra propia participación, la del humano, luchando contra esos factores ambientales a los que podemos detener con un poco de esfuerzo y mucho de sentido común. El estudio fue efectuado entre 1.289 personas mayores de 55 años y los datos incluían biomarcadores para la diabetes y las enfermedades vasculares, escáneres cerebrales y una serie de indicadores de salud, incluido el rendimiento de las pruebas de memoria. La evolución, el seguimiento,  fue de 10 años en unos casos y de 4 en otros, unos recibían tratamiento y otros no (Imagino que pasarían el control de un comité de bioética....). El estudio no habla de si fue financiado por la industria farmacéutica, aunque sí deja vislumbrar el matiz del uso del medicamento con el objetivo de reducir el índice glucémico elevado. Es importante tenerlo en cuenta porque nunca hay que dejar a parte el matiz de que ejercicio físico, comida y bebida entre otros factores, pueden disminuir la hiperglucemia en el sujeto antes que pasar al medicamento que cualquier médico estime aconsejar.
En un momento como el actual en el que existe un desabastecimiento de algunos fármacos financiados hasta el momento por nuestra Seguridad Social (financiada por todos los españoles, no se olvide...) fenómenos como que se hable de nuevas moléculas (¿son todas lo nuevas que se dice...?) que podrían sustituir a las actuales (algunas  a precio razonable  y no comparar con el precio en otros países de la UE que son más caras, pero en que, por ejemplo, los sueldos son dos y tres veces mayores que en España...¡no se insulte a la inteligencia con este razonamiento...) en algunas enfermedades, da que pensar y reflexionar en que el humano sea más responsable con su propia salud.
La demencia tipo Alzheimer, lamentablemente, está muy distante a ser curada, por lo que todo lo que se haga para aminorar la velocidad de su presencia, sus efectos secundarios o el apoyo a las familias ha de tenerse en cuenta. Solamente en Aragón existen 11.000 ciudadanos que están esperando 18 meses a que valore su discapacidad, habiendo aumentado un 26% este medio año (Heraldo de Aragón. 18.03.2019). De esta cifra, seguro que una nada despreciable serán alteraciones cognitivas susceptibles de un diagnóstico de demencia tipo Alzheimer. Reflexiones Uds. Más aún cuando se acercan las elecciones y mantenemos a nuestros políticos y sus ocurrencias. 
 

jueves, 14 de marzo de 2019

ALZHEIMER y RETINA

 
 
(Artículo tomado de Diario Médico 11 Marzo 2019)
 
 
¿Y si lo que sucede en los ojos puede anticipar una enfermedad neurodegenerativa tan frecuente como el Alzheimer? En apenas unos minutos y a través de una sencilla exploración ocular no invasiva con la que aparte de realizar un chequeo de la vista, el médico también pudiera constatar la salud cerebral del paciente. Según una nueva investigación, publicada en la revista Ophthalmology Retina', la pérdida de vasos sanguíneos en la retina podría ser señal de este tipo de demencia.
No es la primera vez que se asocia el estudio de la capa más interna del globo ocular con la predicción del riesgo de Alzheimer antes de los primeros síntomas clínicos. Todo comenzó hace aproximadamente una década. Teniendo en cuenta que "las células de las que deriva la retina son las mismas de las que se genera el cerebro en el embrión, es decir, comparten un mismo origen embrionario, se empezó a pensar en el fondo de ojo como una 'ventana' al cerebro", argumenta Ayoze González, portavoz del grupo de estudio de Neuro-oftalmología de la Sociedad Española de Neurología (SEN) y también responsable de la Unidad de Neuro-oftalmología del Hospital Universitario Gran Canaria Doctor Negrín.
 
¿Cómo? A través de una tomografía de coherencia óptica (OTC), una tecnología que mediante ondas de luz de distintas fuentes muestra el flujo de sangre y permite estudiar en profundidad las distintas capas de la retina. Hoy en día, asegura este experto, "se utiliza mucho en Oftalmología y Neurología para detectar patologías como el glaucoma o la degeneración macular asociada a la edad (DMAE)".
Esta misma técnica es la que se está empleando en el marco de la investigación para analizar hasta qué punto los cambios en el tejido cerebral propios del deterioro cognitivo pueden reflejarse en la retina. Primero, se descubrió que el adelgazamiento de algunas capas nerviosas de la retina podría estar asociado a problemas en el cerebro que justifican la demencia.
Ahora, a tenor del trabajo realizado por un grupo de especialistas del Eye Center of Duke en Durham, el más amplio realizado hasta la fecha, a este marcador se suma otro nuevo, relacionado con los cambios vasculativos.
En el estudio se analizaron y compararon las retinas de 200 personas (sanas, con deterioro cognitivo leve y con Alzheimer). En los cerebros sanos, los vasos sanguíneos microscópicos formaban una red densa en la parte posterior del ojo dentro de la retina. Dicha red era menos densa, incluso escasa en los cerebros afectados. "Las diferencias de densidad fueron estadísticamente significativas aun teniendo en cuenta factores como la edad, el sexo y el nivel de educación", apunta la principal autora de la investigación, la oftalmóloga y cirujana Sharon Fekrat.
Según esta especialista, "es posible que estas alteraciones en la densidad de los vasos sanguíneos de la retina puedan revelar lo que está sucediendo en los diminutos vasos sanguíneos del cerebro (más pequeños que el ancho de una unidad de pelo humano), quizás antes de que se presente cualquier manifestación clínica de la enfermedad".
Así, ya son dos los parámetros, aún en estudio, que serían más accesibles, rápidos y rentables para conocer el estado del cerebro antes de iniciarse los problemas de memoria en el día a día. "Si estos marcadores son muy importantes es porque ofrecerían la posibilidad de poner medidas preventivas para, en la medida de lo posible, retrasar el desarrollo del Alzheimer", señala el español González al comentar este trabajo estadounidense. "Se sabe que la dieta sana, la actividad física y cognitiva adecuadas, el control de la tensión arterial, no fumar ni beber alcohol y reducir el consumo del azúcar, entre otras sugerencias, ayuda a demorar las señales de deterioro cognitivo". El Alzheimer no tiene cura, "pero sí se puede retrasar", asevera.
Por otro lado, agrega el neurólogo de la SEN, el descubrimiento de marcadores facilita la comprensión de los procesos que van implícitos en la progresión del Alzheimer. "Si conocemos bien los cambios, es posible investigar fármacos más efectivos".
En este capítulo, puntualiza Lorena Castillo, responsable del departamento de Neuro-oftalmología del Instituto Catalán de Retina (ICR), "los pocos tratamientos que hay actúan durante la etapa inicial con el objetivo de ralentizar el avance del Alzheimer. De ahí la importancia de hacer un diagnóstico precoz".
En la actualidad, el diagnóstico del Alzheimer no es temprano. Se realiza en base a la historia clínica, preguntando por los síntomas, mediante la exploración de la función cognitiva y con resonancia magnética para descartar otros problemas y confirmar si hay atrofia en el hipocampo (un marcador de progresión del Alzheimer).
La detección precoz, por lo tanto, es todo un reto, "una gran necesidad insatisfecha", subraya Fekrat. A nivel de investigación, se pueden emplear técnicas de medicina nuclear (gammagrafía cerebral) y la punción lumbar, pero éstas resultan invasivas, poco económicas y conllevan algunos riesgos. En este sentido, la tomografía de coherencia óptica vendría a postularse como una opción rentable, segura y rápida para identificar el deterioro cognitivo antes de que los síntomas de pérdida de memoria sean evidentes. En palabras de los autores del trabajo, "aunque no existe cura, el diagnóstico temprano permitirá a los investigadores estudiar nuevos medicamentos que puedan ser más efectivos cuando se administran temprano. También facilitaría a los pacientes y sus familiares la planificación de su futuro".

viernes, 1 de marzo de 2019

PSEUDOTERAPIAS


Obra de la pintora Aida Rubio




Debido a la importancia de esta noticia aparecida en Diario Médico, creo oportuno reproducirla totalmente, citando obviamente al periodista que la ha publicado, por la interferencia que en algunos casos nos encontramos de personas que son "confundidas" en su buena fe por la curación de su paciente querido.
 
El Ministerio de Sanidad y el de Ciencia han presentado este jueves la campaña de comunicación frente a las pseudoterapias dirigida a la sociedad, que lleva por eslogan #coNprueba y que tiene como objetivo concienciar a la ciudadanía de la necesidad de recurrir sólo a terapias con evidencia y huir de las pseudociencias y de los abordajes no recomendados por la comunidad médica y sanitaria.
La ministra Carcedo ha insistido en el objetivo del plan contra las pseudoterapias, aprobado hace unos meses: “Proteger la salud de la ciudadanía”. Las promesas del plan son eliminar toda pseudociencia de los centros sanitarios y de la formación especializada, luchar contra la promoción y publicidad fraudulenta, mejorar la divulgación y comunicación con la ciudadanía y luchar contra el intrusismo profesional.
Sanidad y Ciencia han presentado un primer informe de listado de “técnicas de dudosa eficacia o sin eficacia ninguna”. Se trata de un listado de 139 técnicas que se están analizando “para discernir con precisión su utilidad, seguridad y eficacia”. Este informe es un primer filtro, ha dicho Carcedo, y ha recordado que se basa en el informe del Ministerio de Sanidad realizado en 2011. En principio,  no hay muchas novedades con respecto a este documento previo, que debería actualizarse.  
Tras este primer trabajo, ya hay un listado de pseudoterapias “sin ningún tipo de eficacia, ni intento de demostración de tenerla”. Se trata de 73 técnicas ya consideradas formalmente como pseudoterapias. Las demás técnicas, hasta las 139 citadas, se analizarán en los próximos meses. Las 73 ya calificadas “no tienen ni estudios -ensayos, revisiones sistemáticas, metanálisis…- para intentar demostrar su hipotética eficacia”.
“Las políticas deben estar basadas en la evidencia científica”, ha dicho Duque, que ha hablado con el propósito “de no utilizar ninguna terminología médica” y se ha referido a las ya definidas como pseudoterapias como “no sé si técnicas o…cosas”. Duque ha señalado que este trabajo de evaluación se está basando en metanálisis de toda la información disponible hasta el momento. “Vamos a estudiar una por una”, ha añadido.

Listado con las 73 pseudoterapias

Las 73 técnicas que el Gobierno ya ha definido oficialmente como pseudoterapias son las siguientes: “Análisis somatoemocional, análisis transaccional, ángeles de Atlantis, armónicos, arolo tifar, ataraxia, aura soma, biocibernética, breema, cirugía energética, coaching transformacional, constelaciones sistemáticas, cristales de cuarzo, cromopuntura, cuencos de cuarzo, cuencos tibetanos, diafreoterapia, diapasones, digitopuntura, esencias marinas, espinología, fascioterapia, feng-shui, flores del alba, frutoterapia, gemoterapia, geobiología, geocromoterapia, geoterapia, grafoterapia, hidroterapia del colon, hipnosis ericksoniana, homeosynthesis, iridología, lama-fera, masaje babandi, masaje californiano, masaje en la energía de los chacras, masaje metamórfico, masaje tibetano, medicina antroposófica, medicina de los mapuches, medicina ortomolecular, metaloterapia, método de orientación corporal Kidoc, método Grinberg, numerología, oligoterapia, orinoterapia, oxigenación biocatalítica, piedras calientes, pirámide vastu, plasma marino, posturología, pranoterapia, psicohomeopatía, psychic healing, quinton, radioestesia, rebirthing, sincronización core, sofronización, sotai, tantra, técnica fosfénica, técnica metamórfica, técnica nimmo de masaje, terapia bioenergética, terapia biomagnética, terapia de renovación de memoria celular (cmrt), terapia floral de California, terapia floral orquídeas y terapia regresiva”.
Carcedo ha dicho que “en cuanto se adapte el decreto” que regulará estas novedades, “ningún centro sanitario que ofrezca o promocione alguna de estas 73 técnicas podrá funcionar”.

Listado con las posibles pseudoterapias en estudio

Las 66 técnicas que el Gobierno está estudiando como posibles pseudoterapias son las siguientes: abrazoterapia, acupresión, acupuntura, aromaterapia, arteterapia, auriculoterapia, ayurveda, biodanza, caballoterapia o hipoterapia, Chi-Kung o Qi-Gong, constelaciones familiares, cromoterapia, crudivorismo, drenaje linfático manual, enfermería naturista, fitoterapia, Gestalt, hidroterapia, hipnosis natural, homeopatía, kinesiología, kundalini yoga, linfodrenaje, luminoterapia, macrobiótica, magnetoterapia, masaje ayurvédico, masaje estructural profundo, masaje tailandés, medicina naturista, medicina natural china, meditación, moxibustión, musicoterapia, naturoterapia, osteopatía, panchakarma, pilates, programación neurolingüística, psicoterapia integrativa, quiromasaje, quiropraxia, reflexología o reflexología podal o reflexoterapia, reiki, respiración consciente integrativa, risoterapia, sanación espiritual activa, seitai, shiatsu o shiatsu namikoshi, sonoterapia, tai chi, técnica Alexander, técnicas de liberación emocional, técnicas de relajación, terapia craneosacral, terapia de polaridad, terapia florar de bach, terapia floral de Bush, terapia herbal, terapia humoral, terapia nutricional, vacuoterapia, visualización, yoga de polaridad, yoga y zero balancing.

Homeopatía: “Está clara, pero vamos a hacer otro informe propio”

Sobre homeopatía, Duque ha dicho que “ya hay un informe muy claro de la Real Academia de Farmacia, además de muchos otros informes de muchos otros países”. El ministro ha añadido: “Vamos a hacer un nuevo estudio propio”. Carcedo y Duque se han mostrado convencidos de que no funciona para curar ni mejorar enfermedades, pero han insistido: “Vamos a fiarnos de un último estudio de nuestras agencias de evaluación”. 

Lea más sobre pseudoterapias:

Pseudoterapias: el Gobierno cambiará leyes y quiere ‘limpiar’ centros sanitarios y formación especializada
Sin noticias del observatorio contra las pseudoterapias de la OMC casi 2 años después de su creación
El Consejo de Ministros aprueba el plan contra las pseudoterapias
El ministro de Ciencia también ha dicho que se está trabajando con las universidades sobre recomendaciones para verificación de títulos oficiales en el ámbito sanitario: “Con estos informes podremos excluir todas las enseñanzas sobre prácticas que no sean defendibles y se consideren no válidas”. Una primera labor de este tipo “ya se ha hecho con másteres sobre ciencias del deporte”.  
Con respecto a las posibles modificaciones de la formación especializada (MIR), la ministra ha dicho que aún no hay novedades al respecto. Tampoco las hay en el posible abordaje de instituciones colegiales que alojen o promocionen pseudoterapias, ámbito que excedería de la regulación normativa.

¿Y los centros no sanitarios?

Cuando el decreto que regula el plan y estas novedades entre en vigor (no hay plazos ni fechas previstas, según ha podido saber DM), todo centro sanitario que ofrezca pseudoterapias deberá cerrar sus puertas. La clave estará en los centros no sanitarios. Aquí entrará la regulación de la publicidad engañosa en la que también trabajan Sanidad y Ciencia. En principio, si un centro no sanitario ofrece pseudoterapias diciendo que curan o ayudan a mejorar síntomas patológicos o enfermedades, la regulación podría intervenir y prohibirlos, aunque este punto aún no está claro. 

jueves, 21 de febrero de 2019

PASO A PASO CONTRA EL ALZHEIMER



Investigadores del Instituto de Neurociencias de la Universidad de Barcelona (UBNeuro) han identificado una potencial estrategia terapéutica contra el Alzheimer en la que las propias reacciones de las células del paciente autorregulan las dosis del tratamiento de forma dinámica, personalizándose
El trabajo, publicado en Journal of Neuroscience, ha demostrado en un modelo de ratones que los astrocitos —un tipo de células del cerebro— son capaces de liberar proteínas que favorecen la supervivencia de las neuronas, y abre la puerta al uso de este tipo celular en terapias, a la vez que ahondan en el conocimiento de la fisiología de estas células. 
Aunque el uso en humanos de esta terapia aún estaría muy lejos, los investigadores apuntan al empleo de astrocitos a partir de células madre pluripotentes inducidas como una prometedora estrategia terapéutica que podría explorarse. "Una posibilidad sería que en un futuro se pudieran derivar células madre inducidas de la piel de los propios pacientes, y posteriormente modificarlas genéticamente in vitro" para que expresaran las proteínas necesarias", ha explicado el director del estudio, Albert Giralt, en un comunicado de la UB. 
El siguiente paso sería "trasplantarlas en las regiones cerebrales más alteradas de los pacientes para promover la supervivencia y el funcionamiento adecuado de las neuronas existentes", ha detallado. Aunque ya se había pensado en esta solución en décadas anteriores solo hasta ahora se había desarrollado en su extensión y profundidad práctica la teoría, motivo éste que augura un probable método de tratamiento de la enfermedad multicausal y decididamente plaga para el futuro de la humanidad.
La neurodegeneración en pacientes con Alzheimer produce un deterioro de la memoria y otras habilidades cognitivas, y una de las terapias más prometedoras es el uso de una familia de proteínas que favorece la supervivencia de las neuronas conocidas como factores neurotróficos: en concreto, el factor neurotrófico derivado del cerebro.

lunes, 11 de febrero de 2019

EL CEREBRO FEMENINO ENVEJECE MEJOR



El análisis de 205 adultos en EEUU revela que los cerebros femeninos son hasta 3,8 años más jóvenes que su edad cronológica.

 

No somos iguales: Al menos en algunas cuestiones, los hombres y las mujeres venimos marcados por algunas singularidades. Según un grupo de científicos de la escuela de Medicina de la Universidad de Washington (Misuri, Estados Unidos), el cerebro femenino es aproximadamente tres años más joven que el masculino a la misma edad.

Es decir, el tiempo tratará mejor o peor a este órgano tan complejo según sea su género. Para empezar, si el cerebro tiende a encogerse con el paso de los años, en el caso de los hombres, esta reducción se produce a mayor velocidad que en las mujeres. Así lo señalan los autores en un artículo que acaba de ver la luz en la revista  Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) . "Esto explicaría de alguna manera por qué ellas tienden a permanecer mentalmente agudas durante más tiempo", apunta el responsable de este trabajo, Manu Goyal.

Se trata de empezar a comprender cómo diversos factores relacionados con el género podrían afectar en la trayectoria del envejecimiento cerebral y en la vulnerabilidad a la hora de sufrir enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Los estudios realizados hasta la fecha han identificado muchas diferencias sexuales en el cerebro, pero casi siempre en análisis 'post mortem'. Con el objetivo de comprobar esta teoría, el equipo de expertos de Washington ha examinado los cerebros de 205 adultos "cognitivamente normales" (entre 20 y 82 años) a través de un PET (tomografía por emisión de positrones) para medir su actividad metabólica, tanto el flujo de oxígeno como la glucosa, que viene a ser como el combustible que hace funcionar el motor de los coches.

Los bebés y los niños lo utilizan sobre todo para el desarrollo y la maduración cerebral. También se 'quema' especialmente en tareas de pensamiento, pero a medida que pasa el tiempo, las dosis usadas se reducen y se estabilizan en cantidades muy bajas cuando se alcanzan los 60 años.

Analizando las medidas tomadas a partir de los metabolismos cerebrales de cada individuo, los investigadores observaron precisamente que los cerebros femeninos eran 3,8 años más jóvenes/activos que lo correspondiente a su edad cronológica y los masculinos, 2,4 mayores que su edad real.

Los autores atribuyen estos resultados a una cuestión hormonal. "Las mujeres tienen menos pérdida de flujo sanguíneo cerebral tras la pubertad, más glicólisis (proceso involucrado en el aprendizaje y el crecimiento de neuritas) durante la edad adulta joven, menos pérdida de proteínas... Diferencias que van preparando el escenario para las posteriores trayectorias del envejecimiento cerebral", argumenta Goyal.

En este punto, es cierto que dado que las mujeres presentan maduración cerebral con anterioridad, mantienen durante más tiempo un metabolismo elevado, lo que se traduce en más juventud.

En definitiva, el cerebro femenino puede proporcionar cierto grado de protección a los cambios relacionados con el envejecimiento. No obstante, advierten los propios investigadores, los factores que intervienen en el envejecimiento cerebral son múltiples y complejos. "Nivel educativo, cuestiones ambientales, etc. tienen gran influencia también", señala el neurólogo Pablo Irimia, vocal de la Sociedad Española de Neurología (SEN), al comentar los resultados de este trabajo.

Aunque "este estudio muestra un camino, nos movemos más en el terreno de la hipótesis. Es necesario seguir analizando en este campo cuestiones aún por resolver", apunta Irimia. Por ejemplo, un cerebro más activo y joven supondría que la frecuencia de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer fuera significativamente menor en las mujeres. Sin embargo, ocurre todo lo contrario. Es mayor que en los varones, hecho que también podría deberse a que viven más años.

 

(Información basada en información publicada por el periódico El Mundo)

 

sábado, 26 de enero de 2019

SUEÑO Y DEMENCIA TIPO ALZHEIMER



El insomnio se relaciona desde hace tiempo con la enfermedad de Alzheimer, según ha publicado la revista Diario Médico. Un nuevo trabajo, que ha estudiado a modelos experimentales murinos y a personas, apunta que la falta de sueño aumenta los niveles de la proteína tau, clave de la enfermedad de Alzheimer. Y, en estudios de seguimiento en ratones, se ha visto que el insomnio acelera la propagación de grupos tóxicos de tau a través del cerebro, un presagio de daño y una progresión clara hacia la demencia, según se ha publicado recientemente en la prestigiosa revista Science, por ello se sugiere que los buenos hábitos de sueño pueden ayudar a preservar la salud cerebral.
El autor principal del trabajo, David Holtzman, jefe del Departamento de Neurología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis. comenta: “Sabemos que los problemas del sueño y el Alzheimer se asocian en parte a través de una proteína diferente, la amiloide beta, pero este estudio muestra que la interrupción del sueño hace que la proteína tau tóxica aumente rápidamente y se propague con el tiempo”.
En estudios recientes de este grupo se ha observado que la tau es alta en las personas mayores que duermen mal. No obstante, no estaba claro si la falta de sueño estaba forzando directamente la elavación de los niveles de tau, o si los dos estaban asociados de alguna otra manera. Para averiguarlo, Holtzman y sus colegas midieron los niveles de tau en ratones, así como en personas con sueño normal y alterado.
Los investigadores descubrieron que los niveles de tau cerebral eran  dos veces más altos en la noche, cuando los animales estaban más despiertos y activos, que durante el día, cuando los ratones dormitaban con más frecuencia. Perturbar el descanso de los ratones durante el día hizo que los niveles de tau diurnos se duplicaran.
Asimismo se observó el mismo efecto en las personas. Brendan Lucey, profesor asistente de Neurología, obtuvo líquido cefalorraquídeo de ocho personas después de una noche normal de sueño y nuevamente después de que estuvieron despiertos toda la noche. Según descubrieron los investigadores, una noche de insomnio hizo que los niveles de tau aumentaran en un 50 por ciento.
Para descartar la posibilidad de que el estrés o los cambios de comportamiento explicaran los cambios en los niveles de tau, Fritschi diseñó ratones modificados genéticamente que podrían mantenerse despiertos durante horas al inyectarles un compuesto inocuo. Cuando el compuesto desaparece, los ratones volvían a su ciclo normal de vigilia-sueño sin signos de estrés ni deseo aparente de dormir extra. Así determinaron que mantenerse despierto durante períodos prolongados causa que los niveles de tau aumenten.
En las personas con enfermedad de Alzheimer, la acumulación de tau tiende a emerger en partes del cerebro importantes para la memoria (el hipocampo y la corteza entorrinal) y luego se disemina a otras regiones.
“Dormir bien cada noche es algo que todos debemos tratar de hacer”, concluye Holtzman. “Nuestros cerebros necesitan tiempo para recuperarse del estrés del día. Todavía no sabemos si dormir lo suficiente a medida que las personas envejecen protegerá contra la enfermedad de Alzheimer. Hay datos que sugieren que incluso puede ayudar a retrasar y ralentizar el proceso de la enfermedad si ha comenzado “.
Los investigadores también encontraron que el sueño interrumpido aumenta la liberación de la proteína sinucleína, un rasgo distintivo de la enfermedad de Parkinson.

domingo, 23 de diciembre de 2018

REFLEXIONES EN VOZ ALTA


Un tipo de neurona podría ser responsable del desarrollo del Alzheimer según afirman investigadores de la Universidad Estatal de Ohio, en Estados Unidos, que además han determinado que algunas son más vulnerables a las acumulaciones de la proteína tau, que parece estar implicada en esta enfermedad de la memoria.
Para llegar a esta conclusión, los expertos analizaron los cerebros de pacientes con enfermedad de Alzheimer, así como un modelo de ratón. El experimento permitió determinar que la proteína tau anormal se acumulaba predominantemente en las neuronas excitadoras, en lugar de las neuronas inhibitorias. Con esta premisa, el siguiente paso de los investigadores fue realizar un análisis genético de los cerebros de los donantes que no tenían enfermedad de Alzheimer u otros trastornos neurológicos.
Las diferencias genéticas resultaron significativas: las neuronas excitadoras y otras células parecían explicar la susceptibilidad de las neuronas excitadoras.
"Creemos que hay una diferencia intrínseca realmente temprana en las células cerebrales que son propensas a la acumulación de proteína tau, lo que puede explicar por qué solo ciertas neuronas y regiones cerebrales son vulnerables a este problema en las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer", detallan los autores del estudio publicado en la revista Nature Neuroscience.
Ahora, el siguiente paso será intentar comprender cómo los genes interactúan entre sí y contribuyen a la vulnerabilidad en la enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades neurológicas asociadas con la acumulación de tau.
"Los factores ambientales, las lesiones cerebrales, la diabetes, la falta de sueño, la depresión y otros factores externos también se han relacionado con una mayor vulnerabilidad a la enfermedad de Alzheimer. Queremos entender cómo las diferencias intrínsecas interactúan con estas influencias externas", puntualizan los expertos.
Seguimos inmersos en la era del cerebro, y las dudas ante las que nos encontramos son cada vez más específicas, pero siempre con el condicionante de que NO HAY UNA SOLA CAUSA en esta enfermedad que condicione su sintomatología, HAY MUCHAS. De ahí la importancia de que se investigue en equipo. Los resultados de posibles vacunas no están dando los resultados esperados al principio de las investigaciones, y la dudas entre los profesionales que están a pie de la enfermedad cada vez son mayores frente a nuevas técnicas que influían sobre la proteína beta amiloide. De nada vale que cada profesional camine por su sendero si no se plantean objetivos comunes. El problema es serio y será más aún en los próximos años, porque esta enfermedad, con los cuidados adecuados perdura mucho tiempo, y las economías sociales y/o privadas no son lo saneadas que debieran ser para un futuro incierto. Se reflexione. Más aún cuando los dineros empleados en investigación  están pidiendo réditos.